Justin Bieber y Taylor Swift. / r. c.

Justin Bieber, Swift y Beyoncé, hermanados por el ciberacoso

Seguimientos, allanamiento de morada y cartas amenazantes son algunas de las prácticas más habituales de estos delincuentes

JOAQUINA DUEÑAS Madrid

Ocho meses ha estado la actriz Candela Peña sufriendo el acoso y las amenazas de una mujer que llegó a crearse hasta 20 perfiles falsos en internet para enviarle terribles mensajes. La situación se agravó cuando las amenazas de muerte empezaron a ir dirigidas hacia su hijo, de diez años. De hecho, la acosadora llegó a publicar una foto del niño de la protagonista de 'La boda de Rosa' insultándola y deseándole la muerte al pequeño. Y es que, tal como ha constatado la Policía, la acosadora controlaba los movimientos de Candela.

Lamentablemente, la mayoría de las grandes estrellas experimentan a lo largo de su carrera uno o varios episodios de este tipo y los casos no son menos a nivel internacional. A los cantantes y actores que habitualmente han venido siendo objeto de estos delitos, se han sumado en los últimos años las nuevas figuras públicas de las 'influencers'.

Un ejemplo es Kylie Jenner. El pasado fin de semana detuvieron a su enésimo acosador. Se trataba de Jrue Mesgan, que ya fue arrestado hace semanas por presentarse en su casa y violar una orden de alejamiento. Esta vez se encontraba en una vivienda próxima a la de Kylie, en Bey Hills, donde fue arrestado por robo y llevado a prisión.

Al parecer, la 'influencer' reconoció al sujeto ya que se había colado en su hogar en numerosas ocasiones antes de hacerlo en la de sus vecinos. La Policía lo ha puesto a disposición judicial y está acusado de once delitos menores, incluida la entrada ilegal y la violación de una orden judicial.

Kylie Jenner ha tenido que sufrir en numerosas ocasiones el fervor de sus seguidores que superan la línea que separa la admiración de la obsesión. Algunos se dicen enamorados pero otros proyectan sus delirios en las figuras públicas. Una de las que más hostilidad ha padecido es Taylor Swift. En 2015 comenzó a recibir cartas de Frank Edward Hoover en las que amenazaba con matar a toda su familia porque se consideraba el hijo de Dios.

Hoover era arrestado en 2016 tras una persecución al coche de la cantante después de un concierto. El resultado fue una condena de diez años de libertad condicional. Después de él han venido otros que han localizado su vivienda, llegando a llamar de forma reiterada al telefonillo y así hasta más de una docena de acosadores.

Secuestro, castración y asesinato

Tampoco se queda atrás el caso de Justin Bieber, que con tan solo 18 años vivió cómo Dana Martin, que cumplía cadena perpetua por violación y asesinato, reclutó a otro convicto y al sobrino de este para planear su secuestro, castración y asesinato. Todo porque estaba ofendido ya que la estrella mundial no contestaba a sus correos electrónicos. Decidieron fecha y hora, en este caso, también después de un concierto, y finalmente, era el propio Martin el que delataba a sus cómplices que fueron detenidos mientras intentaban llevar a cabo su misión.

El acoso a Beyoncé duró desde 2009 hasta 2013. Un fan británico estaba convencido de que la cantante no era ella realmente sino que había sido sustituida por una impostora. Durante años recibió cartas y amenazas porque pensaba que ella había sido la asesina de la auténtica Beyoncé para usurpar su lugar. El acosador fue denunciado y recibió una orden judicial por la que no podía acercarse ni dirigirse a la intérprete.

El amor platónico mal entendido fue el de Jennifer Aniston. Jason Peyton recorrió parte de Estados Unidos en un coche con el mensaje de 'Amo a Jennifer Aniston'. Si eso hubiese sido todo, podría haberse quedado en la anécdota de un fan entusiasmado. Sin embargo, Peyton estuvo buscando a la protagonista de 'Friends' por todo Hollywood durante días y en su vehículo se encontraron objetos punzantes, cinta adhesiva y varias herramientas.