Iñaki Urdangarin en una imagen de archivo. / efe

Iñaki Urdangarín disfruta de sus hijos en Bidart en su primer verano separado

Los jóvenes pasaron una divertida jornada de risas, juegos y complicidad con su padre

JOAQUINA DUEÑAS

Las playas de Bidart eran el destino predilecto de la familia Urdangarín-Borbón cada verano. Una tradición que Iñaki ha querido mantener con sus hijos en su primer año separado de la infanta Cristina. Cerca del escenario en el que fueron tomadas las fotografías que supusieron el detonante para el fin de su matrimonio, el exjugador de balonmano disfruta de las vacaciones en el País Vasco-Francés. Parece que después de la tormenta ha llegado la calma a tenor de las imágenes publicadas en exclusiva en la revista 'Hola' en la que se puede ver al excuñado del Rey Felipe en una divertida jornada de playa con tres de sus cuatro hijos: Irene, Miguel y Pablo.

Unas instantáneas en las que se observa una muy buena relación de los jóvenes con su padre con quien comparten risas, juegos y complicidad. Lejos quedan las especulaciones sobre que la nueva relación del deportista con Ainhoa Armentia podría haberlos distanciado. Especialmente en el caso de Irene, la benjamina de la casa, de 17 años, que desde que saltara la noticia de la nueva relación de su padre, había permanecido en Ginebra junto a su madre para concluir su curso académico. A la joven se le ve luciendo un bikini de aires marineros, blanco con rayas en azul marino, y pasando muy buenos ratos con su padre, con continuas muestras de cariño entre ambos.

Entre las sorpresas de estas vacaciones, la presencia de la amiga especial de Pablo Urdangarín, a la que ya pudimos ver acompañándole en un acto de la infanta Cristina en Barcelona. Ahora han viajado juntos para pasar unos días de descanso y con la familia paterna del jugador de balonmano. Juegos en el mar y partidas de cartas con los primos entre los planes la divertida jornada.

Falta por ver si el mayor de los cuatro hermanos, Juan, se unirá a ellos a su regreso de la Indica, a donde viajó a finales de febrero. Es el único al que no se le ha visto junto a su padre desde que se publicaran las fotografías del paseo invernar por las playas junto a Ainhoa por lo que su inminente regreso permitirá saber si la unión con su padre sigue intacta o si ha sufrido algún desgaste a raíz de los acontecimientos de este año.

A la que también se espera ver por estos parajes es a la propia infanta Cristina. La hermana del Rey Felipe tiene pensado pasar unos días en Birdart donde dispone de una casa. Se trata de procurar que las vacaciones de sus hijos sean lo más parecidas posible a lo que venían siendo hasta ahora y de seguir manteniendo los lazos con la familia de su exmarido, con la que ha tenido siempre una excelente relación, especialmente después de que dejaran de compartir vacaciones junto a la Familia Real en Marivent allá por 2012.