Un libro sostiene que Meghan Markle ambiciona la Casa Blanca

29/06/2020

Una casa de apuestas asegura que en 2033 la duquesa de Sussex llegará a la presidencia de Estados Unidos

Los duques de Sussex son una fuente literaria inagotable. Esta próxima semana salen a la venta dos nuevos libros sobre su historia. Por un lado ‘Realeza en guerra: la historia de la impactante separación de Enrique y Meghan con la casa de Windsor’, y por otro el de Lady Colin, una experta en la Casa Real británica, que aboga por un título más sencillo ‘Meghan y Harry: La historia real’. En ambos se ofrecen nuevas versiones de las situaciones incómodas de palacio que han protagonizado la pareja y dibujan un perfil más ambicioso aún de Meghan.

Lady Colin tiene muy claro cuáles son las aspiraciones de la duquesa de Sussex: «Tiene ambiciones políticas y me han dicho que un día quiere postularse para presidenta de los EE UU». Según ella todo lo que está haciendo, dejar a la familia real y regresar a California, es parte de su plan. Una idea que también ha sido recogida por una casa de apuestas que se atreve a poner 2033 como la fecha de su mandato en la Casa Blanca. Y parece que nada se va a interponer en su camino.

Los autores del otro libro, Andy Tillett y Dylan Howard, apuntan a que Meghan siempre ha querido crear una marca y que su matrimonio con Enrique fue un factor determinante. Según sus fuentes, el príncipe tiene sentimiento de culpa por no estar cerca de su casa durante la pandemia y ha tenido que recurrir al yoga para calmar su ansiedad. Su mujer intenta quitarle el peso de esa responsabilidad con promesas de que pronto amará su nueva vida en Los Ángeles y le encantará surfear y jugar en el club de polo local.

También sostiene que la duquesa de Cambridge está molesta con su huida porque ella y su marido tienen doble carga de trabajo. Y piensa, además, que es injusto que sigan recibiendo algunas asignaciones por seguir siendo miembros de la familia real, sin tener que hacer ningún esfuerzo.

Enrique y Meghan podrían comenzar en breve a dar charlas sobre justicia racial, igualdad de género, medio ambiente y salud mental. Para ello han contratado al mismo equipo que el del expresidente Obama, que maneja con éxito el circuito de oradores. La nueva actividad promete ser una gran fuente de ingresos para la pareja. Desde que se mudaron a Los Ángeles solo han sido vistos un par de veces como voluntarios repartiendo comida para varias organizaciones benéficas. La joven pareja sigue a la espera de que se dé luz verde a su Fundación Archewell, que se ha encontrado con algunos inconvenientes legales que parecen estar revolviéndose.