Cantante

Raphael se hace «infinito» en Madrid

24/09/2018

«Punto y seguido», «eterno», «en carne viva», «sigo mi camino»... En su extensa carrera ha incidido tantas veces en los títulos de sus trabajos en las cualidades de su vigencia y longevidad artística que el sábado por la noche, en otra noche de éxito, perdida ya la cuenta, Raphael se volvió «infinito» en su ciudad fetiche.

ETIQUETAS:
- gira

A los 75 años, Raphael brindó en el WiZink Center de Madrid un «tour de force» de 140 minutos de duración, fruto de la energía incombustible de alguien que, habiéndolo cantado todo, aún nombra su gira Loco por cantar. Así se llama también uno de sus más recientes temas, incluido en el disco Infinitos bailes (2016), con el que su intérprete quiso actualizar su repertorio de manos de compositores de generaciones más jóvenes, de Mikel Izal a Bunbury, pasando por Rozalén o Iván Ferreiro.Prácticamente agotado el tiempo de sus presentaciones en vivo, Raphael pasó por última vez por casa con esta carta bajo el brazo, con todo el aforo agotado y 12.000 espectadores ávidos de música.Y música, hubo mucha: más de treinta temas. «¡Qué alegría, Madrid, de nuevo un año más y esta vez con más motivo, porque me han nombrado Hijo Adoptivo de la ciudad... pero sé muy bien a qué han venido», reconoció, antes de pasar página rápidamente a un exhaustivo repaso por sus 56 años de carrera, empezando por Mi gran noche.