Lucía Bosé no se apropió del Picasso

12/04/2019

El tribunal madrileño absuelve a la artista y dice que no se quedó con el dibujo que el pintor le dio a su empleada de hogar en 1963, sino que la Tata se lo regaló antes de fallecer. La madre de Miguel Bosé vendió luego la obra

La Audiencia Provincial de Madrid ha absuelto a la actriz Lucía Bosé del delito de apropiación indebida de un dibujo que el pintor Pablo Ruiz Picasso le habría dado en 1963 a su empleada de hogar y que vendió al fallecer ésta, por el que la fiscal pidió que fuera condenada a dos años de prisión.

Lucía Bosé, de 88 años, declaró en el juicio que el cuadro fue un regalo que le hizo «la Tata» porque no le gustaba la obra.

En una sentencia la Audiencia la absuelve y declara probado que la actriz mantuvo conviviendo en su domicilio como una persona más de la familia a la empleada doméstica Remedios T.M. durante más de cincuenta años. Añade que ese fue el domicilio utilizado permanentemente por Remedios T.M. hasta el punto de que en él murió el 5 de abril de 1999.

‘Para Reme’. La Sala agrega que «en dicho domicilio se encontraba desde que fue entregado por el pintor Pablo Ruiz Picasso un dibujo realizado por él titulado La Chumbera, en cuya parte posterior figura para Reme, que la acusada vendió el 25 de junio de 2009 en subasta pública por el importe de 198.607 euros».

En su resolución el tribunal explica que «surgen dudas respecto de si la propiedad del dibujo era de la fallecida Remedios T.M. o de la acusada al tiempo de proceder la misma a la venta de dicho dibujo».

Añade que frente a lo manifestado por las querellantes, sobrinas de Remedios, la acusada mantiene en todo momento que fue ésta la que le regaló La Chumbera y además «los testamentos que obran en autos nada dicen del dibujo».

Herederos. Además de la pena de dos años de prisión la fiscal solicitó en la vista que se le impusiera a la acusada una multa de 4.800 euros y que indemnizara a los herederos de la fallecidas Remedios T.M..

Por su parte las acusaciones ejercidas por las sobrinas de Remedios T.M. reclamaron que Lucía Bosé fuera condenada a tres años de cárcel y a una multa de 9.600 euros y a que les entregue el dinero obtenido por la venta del cuadro.

Finalmente, Lucía Bosé ha sido absuelta en una sentencia que, no obstante, admite que pueda ser recurrida ante el Tribunal Supremo.