«La evolución del flamenco va con la vida»

17/05/2018

El palo de la Farruca, que la tradición reservaba para los hombres, es la alargada sombra sobre la que la bailaora gaditana ha sostenido la mirada hacia su propio pasado para el espectáculo que, desde este jueves y hasta el sábado, protagoniza con su compañía en el teatro Cuyás de la capital grancanaria.

Con Sombras, como se titula el montaje que empieza a las 20.30 horas en las tres funciones, la artista andaluza ha buscado ofrecer a sus seguidores «una lectura nueva» de los momentos más significativos de su carrera.

Hace 20 años, se puso pantalones y estrenó esa Farruca. «Era un baile de hombres y lo hice con mucha ignorancia, pero con libertad y ganas. Antes, los movimientos de las mujeres eran distintos a los destinados para los hombres. Ahora, ya no. El movimiento de piernas era propio de ellos y el de brazos de las mujeres. Para mí, la Farruca es sobria y profunda», apunta en la presentación de un montaje para el que apenas quedan entradas por vender.

Desde hace 18 años, José Serrano es uno de los artistas invitados habituales la compañía. Participa en estas Sombras que recalan en el Cuyás.

«Está en su mejor momento. Juntos hacemos un vals, un paso a dos de los que se suele hacer menos, cuya sombra siempre nos ha seguido», explica Sara Baras, una de las estrellas flamencas con mayor proyección nacional e internacional de este país.

Reconoce que la evolución que ha experimentado su compañía ha sido «bestial», tanto a nivel personal como profesional. «Durante estos 20 años hemos tenido vivencias de todo tipo. Miro hacia atrás con orgullo, sobre todo por no haber bajado nunca la guardia y por apostar por una entrega al cien por cien», señala con orgullo.

Considera que este camino no habría sido posible sin «el apoyo del público» y sin lo que implica subirse a un escenario. «El directo te hace crecer a una velocidad tremenda. Te obliga a no perder la ilusión. Este arte es un sentimiento, no una fórmula matemática», apunta.

Sara Baras dice que no ha abierto puertas en el flamenco, solo ha recogido el testigo de pioneros como Paco de Lucía, Camarón, Antonio Gades, Morente o Carmen Amaya, entre otros.

«La evolución del flamenco va con la vida. El flamenco es una forma de vida». Interviene José Serrano para apuntar que con cada espectáculo lo que esta compañía intentan es «crecer y dar un pasito más» a nivel creativo.

Sombras culmina con un explosivo fin de fiesta, tras 13 piezas coreografiadas, entre las que destacan Travesía, Serrana, Zapateado, Mariana, Alegría, Bulerías, Sombras y Tangos, entre otras.