¿Crisis matrimonial en GH Dúo?

28/03/2019

Kiko Rivera parece que no está en su mejor momento. Los días en la casa de GH Dúo le pesan cada vez más y parece que le está acostando aguantar hasta la final del concurso. Muchos han criticado las palabras del hijo de Isabel Pantoja por no valorar la gran oportunidad que Gran Hermano Dúo le ha dado.

A pesar de que sea una concurso de entretenimiento, para los concursantes no deja de ser un trabajo. Esto le ha supuesto muchas discusiones con su mujer Irene Rosales, pero la verdad es que ayer vimos una conversación entre el matrimonio que nos ha dejado con la boca abierta.

Irene Rosales ha demostrado durante todo su concurso que es la calma que tranquiliza al dj. Su carácter sereno y su educación y saber estar ante las situaciones tan polémicas que se han vivido dentro del concurso reflejan la buena sintonía que hace con su marido, ya que todos sabemos que el hijo de Isabel Pantoja pierde los nervios en seguida. La pareja ha mantenido una conversación en la que Irene Rosales ha acabado llorando por culpa de las palabras de su marido. Y es que ni ella misma se imaginaba que su Kiko tendría unas palabras tan duras para ella.

Parece ser que ya no solo el concurso se le está haciendo cuesta arriba al pequeño del alma de Isabel Pantoja. El dj le ha confesado a su mujer que no se siente apoyado por ella y que, cuando la ve en un sitio no le apetece sentarse con ella porque está cansado de las discusiones que mantienen últimamente. Y es que lo cierto es que la pareja, estas últimas semanas, han protagonizado muchas discusiones en las que hemos podido ver la poca paciencia de Kiko Rivera.

Irene Rosales confesaba a su marido que a ella no se le estaba haciendo duro su paso por GH Dúo porque había asimilado desde el primer momento el objetivo tan importante por el que se sumergían en esta aventura. Kiko, lejos de entenderla, no comprende que su mujer tenga esa fortaleza para aguantar tanto tiempo encerrada y piensa que le está pasando factura a su relación personal con ella. La nuera de Isabel Pantoja no podía evitar las lágrimas al oír de su marido todo lo que pensaba de ella, aunque parece que poco duró el mal rato ya que el primo de Anabel Pantoja sorprendía luego a su mujer con un abrazo y un beso muy romántico.

Esperemos que Kiko Rivera saque fuerzas de lo más profundo de su ser para aguantar hasta la final del programa y pueda disfrutar, si la audiencia lo decide así, del premio como ganador de la edición. Lo cierto es que, aunque haya tenido comportamientos muy desagradables, ha demostrado el nuevo Kiko que lleva dentro y sin duda, ha sido todo un combate con las adicciones que tan mal se lo han hecho pasar en el pasado.