Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 15 de abril
Sarah Ferguson. R.C.
La Casa Real británica, molesta con 'The Crown'

La Casa Real británica, molesta con 'The Crown'

La cuarta temporada de la exitosa serie retrata a una Lady Di bulímica y a una Fergie muy glotona

pilar vidal

Lunes, 16 de noviembre 2020, 23:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El estreno de la cuarta temporada de 'The Crown' no ha dejado indiferente a nadie. La época que abarca esta nueva entrega es sin duda el período más escandaloso de la familia real británica. La mayor parte de los capítulos los ocupan el explosivo matrimonio formado por la princesa Diana y el príncipe Carlos. La serie muestra con detalles devastadores, gráficos y dolorosos, algunos de ellos verdaderos y otros, como él mismo director admite, inventados con fines dramáticos, a una Lady Di ingenua y víctima de la bulimia. La actriz Emma Corrin, que interpreta a Diana, aparece metiéndose los dedos en la garganta para sentirse enferma después de una discusión con el príncipe Carlos.

Otra secuencia muestra al personaje comiendo postres en exceso, para enfermar y evitar salir de la habitación. Lo que sí es bastante acertado es el vestuario que luce la princesa de Gales, ya que las prendas son casi similares a las de su armario e incluso se han cuidado los pequeños detalles.

Y mientras que Lady Di era bulímica, pero delgada, su cuñada Fergie fue bautizada como «duquesa de Pork» por la prensa sensacionalista, por su sobrepeso.

Hace unos días, ella misma confesaba que en su adolescencia encontró «consuelo en las salchichas» después del divorcio de sus padres. A partir de entonces, la comida se convirtió en su refugio frente a las adversidades. Sarah Ferguson hacía estas declaraciones en un acto organizado por el gobierno británico para presentar una nueva medida contra la obesidad. La exmujer del príncipe Andrés lleva años volcada en concienciar sobre la necesidad de llevar un estilo de vida sano.

'The Crown' también alude a la reina Isabel II, a la que presentan como una mujer fría, despiadada e inhumana, incapaz de mostrar empatía hacia su hijo Carlos de Inglaterra por su fracasado matrimonio. Fuentes cercanas a la familia real aseguran que tanto la reina como su nieto el príncipe Guillermo están disgustados con el retrato que se ha hecho de ellos por el simple hecho de ganar dinero. «Son hechos que sucedieron hace 25 años y muchas de las cosas que se escenifican no representan la verdad», aseguran. Además están convencidos de que ello les causará un daño irreparable ya que la gente al final recordará la versión televisiva y no la real.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios