Señalada en 12 ocasiones por Clavijo

18/05/2019

El martes comparecerá en el juzgado que instruye el caso Grúas Rosario Hernández Eugenio, a quien el presidente canario responsabilizó en su declaración de ser la responsable del informe que le llevó a levantar los reparos

La cuarta persona imputada por la jueza Celia Blanco, titular del Juzgado de Instrucción número 2 de La Laguna y que dirige la investigación del llamado caso Grúas, deberá comparecer el próximo martes. Se trata de Rosario Hernández Eugenio, que fue directora del área de Seguridad del Ayuntamiento lagunero con Fernando Clavijo cuando este fue alcalde y luego con su sucesor en el cargo, José Alberto Díaz. Tras dejar ese cargo de libre designación, regresó a su plaza en la administración autonómica.

La declaración en calidad de investigada de Rosario Hernández parte de la petición formulada por la fiscal Anticorrupción, María Farnés Martínez. En el escrito presentado en marzo de este año ante la juez, la fiscal pidió esa imputación y también la de Rosa María Paz Pérez, jefa de Sección de Planificación, Control y Tramitación. En ambos casos, la fiscal señala que las informes de ambas «son los que permitieron levantar los reparos del interventor general del Ayuntamiento», que es uno de los factores clave del caso Grúas. La jueza no se ha pronunciado aún sobre la citación de Rosa María Paz. Cabe recordar que la magistrada sí aceptó llamar a declarar en calidad de testigos a una docena de personas, con lo que prolonga como mínimo la instrucción hasta bien entrado el mes de julio.

La declaración.

El nombre de Rosario Hernández aparece en una docena de ocasiones en la declaración de Fernando Clavijo el pasado mes de abril ante la jueza. Ese día, el presidente compareció también como imputado por los presuntos delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos y tráfico de influencias. Rosario Hernández lo hará a su vez, según aclara la jueza, como «investigada por posible cooperación en el delito de prevaricación».

Como ya se señaló tras su declaración, Clavijo se escudó en todo momento en las decisiones de altos cargos municipales y funcionarios. Es ahí donde apunta expresamente a Rosario Hernández y también a Rosa María Paz.

¿Qué dijo exactamente Clavijo sobre la próxima imputada en declarar? Básicamente, que él «no llevaba el expediente concreto, que había un jefe de servicio y directora de área»; que «para prorrogar la intervención del servicio se valió del informe de la jefe de departamento, que a su vez se remitía al informe de los catedráticos» y que cuando firmó el decreto levantando el reparo de la Intervención «sabía que la jefa se había basado en el informe elaborado por los catedráticos pero no sabía su contenido». Sobre ese dictamen externo, la fiscal pidió al juzgado aclarar quién lo recabó y el coste del mismo.

De nuevo en su declaración Clavijo responsabliza prácticamente de todo a la próxima imputada en declarar: «Había un director de servicio y un departamento de servicio para comprobar el incumplimiento del pliego» por lo que pensó que eran las personas «responsables de comprobarlo», añadiendo que cuando los interventores manifestaron sus reparos «igual se estudió y se hicieron las conclusiones. Que en su caso el estudio le correspondería al departamento» y «supone que en estos estudios interviene la seguridad ciudadana, área económica...»

Finalmente, el presidente subrayó que «no influyó» ni realizó «sugerencias» al concejal de Seguridad Ciudadana, la directora del servicio de esa época o funcionarios sobre la orientación de los informes que debían realizar, ya fuera sobre el préstamo a la empresa de grúas o sobre la prórroga de la concesión.