Los populares se resisten a girar en las islas claves

12/06/2019

El ofrecimiento que ha hecho Coalición Canaria (CC) al Partido Popular (PP) provocaría una onda expansiva en corporaciones locales que resultan claves para los nacionalistas.

Por esa razón, los conservadores rechazan vincular ahora el pacto regional con los locales y se dan 24 horas para pensarlo. En ese tiempo, Asier Antona viajará este jueves a Madrid con los presidentes insulares del PP para explicar a Génova su oposición a ceder en los cabildos y municipios claves para CC.

Perdido ya el Ayuntamiento de La Laguna, CC trata ahora de frenar la hemorragia en el Cabildo de Tenerife y en el ayuntamiento capitalino, donde el Partido Socialista Canario (PSC) fragua en estos momentos un acuerdo con el PP y Ciudadanos (Cs) y con ello, pone en jaque la presidencia y la alcaldía para Carlos Alonso y José Manuel Bermúdez, respectivamente.

Estos dos candidatos nacionalistas están embarcados en una carrera frenética contra el PSC con el propósito de retener el poder local más importante de Tenerife, seduciendo a los mismos socios que su contrincante.

Más allá de esta isla, la propuesta que analizan los conservadores podría resonar en La Palma. En algunos ayuntamientos se han dado por cerrados ya pactos entre el PSC y el PP, otros se anuncian y otros se encuentran en una negociación bastante avanzada. Entre estos últimos figuran el cabildo y el ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma. Al igual que en Tenerife, los nacionalistas compiten para mantenerlos bajo su control.

Entre los acuerdos que se han dado por cerrados figuran los de las corporaciones locales de El Hierro. En el cabildo y los ayuntamientos de Valverde y Frontera, socialistas y conservadores ataron la alianza la semana pasada. Pero la situación podría dar un giro si el PP aceptara la oferta de CC para el Gobierno autonómico.

La misma suerte podrían correr los cabildos de Lanzarote y Fuerteventura cuyas presidencias también podría perder CC. En la isla de los volcanes, PSOE y PP han firmado un acuerdo que deja a los nacionalistas en la oposición en Arrecife.