Los grupos piden la comparecencia del presidente porque la situación es «grave»

28/02/2019

La oposición parlamentaria considera que Fernando Clavijo debe dar explicaciones en la Cámara tras ser citado a declarar ya que entienden que la imagen no es buena para la institución

La oposición parlamentaria coincidió ayer en reclamar al presidente, Fernando Clavijo, que vuelva a comparecer ante la Cámara para explicar su intervención en el caso grúas, por el que ahora ha sido citado a declarar como imputado en el juzgado de número dos de La Laguna.

Podemos, Nueva Canarias, Partido Popular y Partido Socialista calificaron de «grave» la situación que se ha generado porque entienden que afecta a la institución, aunque sólo la formación morada considera que Clavijo debe «dimitir o someterse a una moción de confianza», según señaló su líder, Noemí Santana. El PSOE, dijo su secretario general, Ángel Víctor Torres, adoptará la «decisión oportuna» una vez escuchen al jefe del Ejecutivo en el Parlamento.

El presidente del PP de Canarias, Asier Antona, expresó su «absoluto respeto al procedimiento y a los tiempos de la Justicia», pero anunció que su grupo pedirá la comparecencia parlamentaria del presidente para que «esclarezca cualquier duda». Agregó que la citación como investigado «no es un paso más, es un paso muy importante porque él no es un ciudadano cualquiera» e insistió en que el escenario es «muy grave» ya que afecta «a la principal institución de las islas».

También desde el PSOE Torres expresó su «total respeto a las decisiones judiciales y a su independencia» y coincidió con Antona en que la situación generada tras la imputación de Clavijo es «grave» y «no deseada». Por eso, entiende que CC debe «reflexionar» sobre la posición que tiene ahora Clavijo porque «no es buena para Canarias». Por eso, añadió, el grupo socialista quiere escuchar nuevamente al presidente en la Cámara y, a partir de ahí, «tomaremos las decisiones oportunas». En cualquier caso, apuntó que CC «tiene un problema y ellos sabrán como resolverlo».

También el presidente de Nueva Canarias, Román Rodríguez, considera que Clavijo debe «volver a dar la cara» en el Parlamento por su gestión en el caso grúas y se preguntó si es «ético y estético» que mantenga la Presidencia tras ser citado por el juzgado «por delitos importantes».

Insistió en que esta actuación de la juez constata la desaparición de los aforamientos «a pesar de la resistencia» de CC y subraya que «fue el propio Clavijo quien politizó el caso».

Más directa fue Noemí Santana, líder de Podemos, que pregunta a Coalición Canaria si va a mantener de candidato «a alguien que tendrá que ir a un juzgado a declarar como investigado por un caso de corrupción» y le invita a «dimitir o someterse a una moción de confianza, lo que permitiría a la vez conocer la posición de PP y ASG». Añade que la estrategia de Clavijo de «esquivar y presionar» a la Justicia e incumplir el Estatuto «se ha mostrado fallida». A pesar del empeño del presidente «en vender este caso como político, es un problema de Clavijo con la Justicia», apostilló.

CC: «Nada ha cambiado»

Las filas cerradas en torno a Fernando Clavijo porque «no ha cambiado nada». Esta es la posición que mantiene Coalición Canaria tras la citación como investigado del presidente del Gobierno y candidato nacionalista para las próximas elecciones autonómicas.

El secretario general de CC, José Miguel Barragán, insistió ayer que la citación de Clavijo como investigado era «lo esperado» una vez que el TSJC decidió devolver el caso grúas al juzgado de instrucción número dos de La Laguna. «La única duda», apostilló, «era la fecha» porque «podía haber sido al día siguiente de que la jueza tuviera el expediente en su mesa, o en cualquier otro momento».

Por tanto, aseguró el dirigente nacionalista, la posición de su partido sigue siendo de «total apoyo» a la candidatura de Fernando Clavijo para mantener la Presidencia, aunque reconoció que esta situación afectará al proceso electoral. En cualquier caso, apuntó, «es un riesgo que hemos asumido». Barragán insistió en que se trata de un asunto «con un cariz político» y espera que la Justicia actúe de manera «ágil» y no se dilate en el tiempo como ha ocurrido en casos en los que se han visto implicados otros partidos.