Entrevista a Juan Fernando López Aguilar

López Aguilar: «Los asuntos canarios en la UE están salvaguardados»

20/05/2019

El europarlamentario socialista confía en que su grupo vuelva a ser mayoritario en Europa para restaurar el modelo social y que la Unión vuelva a ser relevante. Sobre Canarias, señala que el balance es «relativamente tranquilizador» a pesar de que la defensa de los asuntos que conciernen a las RUP es cada vez más arduo

Con los datos de las generales, puede ser usted el único eurodiputado canario.

— No me alegraría. Es importante que haya un nutrido grupo de eurodiputados residentes en las ultraperiféricas. Hemos estado coordinados en nuestros grupos parlamentarios ejerciendo influencia para asegurar la singularidad de las RUP, y en primer término Canarias, que requiere no solo de especificidades en la aplicación del derecho europeo, sino de medidas específicas y de compensaciones en los acuerdos comerciales que puedan perjudicar productos sensibles de las islas, como el plátano o el tomate.

¿Quedan las europeas diluidas en una cita electoral a cinco urnas?

— La urna europea es la más determinante porque el Parlamento de la UE es el más poderoso de Europa: fija el techo de gasto de los estados miembros y en cascada sobre las administraciones territoriales; es determinante en derechos y libertades; en la legislación penal contra la criminalidad transnacional, sobre las migraciones o la gobernanza del comercio mundial, hablando de tú a tú a gigantes desvinculados de ningún compromiso con los derechos humanos o el imperio de la ley.

— Europa vive uno de sus momentos más complicados. ¿Qué propone el PSOE para recomponerla?

— La UE se ha sumergido en la peor crisis de su historia, que se ha cronificado por el pésimo manejo por parte de la mayoría conservadora en todas las instituciones de la Unión, flanqueada por cada vez más escaños de extrema derecha, nacionalista, reaccionaria y eurófoba. Los socialistas tenemos una alternativa para restaurar el modelo social y dar oportunidades a los jóvenes; una mochila de servicios sociales europeos -con un salario mínimo y de seguridad social-; recursos propios restableciendo la progresividad fiscal y por supuesto, una Europa globalmente relevante, capaz de sumar toda su ayuda al desarrollo, especialmente en África. Si la UE no actúa en Africa, lo harán China y Rusia, sin ningún respeto por los derechos humanos, la democracia o la paz. Europa tiene la obligación de dar una respuesta a todo eso y enganchar a los desafectos de Europa.

— ¿El brexit tiene marcha atrás?

— Reino Unido ha padecido dos años de división y ahí sigue, fracturado territorial, social y generacionalmente y con ausencia de liderazgo para, a través de un segundo referéndum, rebobinar la situación. Está claro que la sociedad británica no quiere pagar la factura de la separación -53.000 millones en tres años-, ni está dispuesta a la voladura de los acuerdos de paz del viernes santo, o a poner barreras a las visitas masivas de británicas al resto de Europa. Con cada prórroga, lo que dicen es que no se quieren ir. Mi pronóstico es que intentarán obtener de la UE apoyo y tiempo para un segundo referéndum.

«En política migratoria, el fracaso no es de Europa, sino de algunos estados miembros que violan el mandato de solidaridad»

¿Qué efectos puede tener sobre el turismo y la agricultura canaria?

— En la negociación para la desconexión y la relación futura de Reino Unido con la UE quedaron salvaguardadas todas las cuestiones que preocupan a Canarias: protección de la ciudadanía y de los derechos de los 30.000 británicos residentes en las islas y de los cerca de 8.000 canarios en Reino Unido o la unión aduanera y mercado interior, de modo que no sufran las exportaciones de productos como el tomate y el pepino. Los estados que nos quedamos decidimos contribuir más para garantizar las prioridades cohesivas de la Unión de las que se benefician las RUP.

— ¿También están garantizados los fondos de Canarias en el próximo marco financiero?

— La defensa de las RUP en la UE se ha puesto más ardua y cuesta arriba que cuando España se adhirió al proyecto. Ahora somos 28 estados y su eje de gravitación se ha escorado al este, su política de vecindad mira a Rusia, a Oriente Medio y a la tragedia de África, y menos a sus RUP. Aún así, los parlamentarios de las RUP hemos trabajado para que ninguna de las grandes decisiones nos perjudicaran, y el balance es razonablemente tranquilizador. Las RUP no están peor y sus fondos han sido preservados en cada presupuesto y marco financiero plurianual, también en el de 2020-2027. El Posei no ha bajado, las ayudas de estado continúan siendo compatibles con la condición RUP y la participación en los fondos de pesca, medioambientales, estructurales o de cohesión sigue intacta en condiciones mucho más difíciles.

— ¿La respuesta a la inmigración ha sido un fracaso de Europa?

— El fracaso no es de Europa, sino de algunos estados miembros que violan el mandato de solidaridad. Esta insolidaridad también la practicó el Gobierno del PP. Ahora estamos pagando la incompetencia de Rajoy porque España vuelve a ser la primera puerta de entrada. Espero que el siguiente episodio no sea un repunte de cayucos a Canarias.

— ¿Qué se puede hacer contra esa política insolidaria?

— Hay que oponer una respuesta europea para combatir las mentiras de la extrema derecha. Miente al decir que Europa está siendo invadida, porque las cifras son perfectamente asumibles; dice que la inmigración está fuera de control, cuando los retornos son más numerosos que las llegadas y señala que la culpa es de Europa, cuando solo es culpa de los estados miembros que incumplen el mandato europeo.

— ¿El resultado de las generales en España marca un rumbo distinto al crecimiento de la ultraderecha y los nacionalismos en la UE?

— Una de las expresiones más dolorosas del deterioro del modelo social europeo es el incremento de la extrema derecha, que propone regresar a la casilla de salida, cerrar compuertas y acabar con la integración supranacional, señalando como chivos expiatorios a los extranjeros y diferentes. Buena parte de la derecha, incluido el PP, está pagando el precio de pensar que se puede combatir a la extrema derecha abrazando sus banderas. Vox en España es un desprendimiento del PP, siempre existió pero ahora decidió caminar en solitario y su motor ha sido una reacción nacionalista ante el problema real del secesionismo catalán.

— ¿Qué le parece que Puigdemont opte a las elecciones europeas?

— Creo que la decisión del juzgado que autoriza las candidaturas es conforme a Derecho. Pero sucede que, entre los requisitos para poder ejercer el mandato, figura retirar personalmente la credencial y el acta ante la JEC, y hallándose prófugo puede ser detenido en cuanto lo intente.