CC despacha la indisciplina «muy grave» de Oramas con mil euros

14/01/2020

Todos los secretarios generales se supeditan a la postura de Tenerife, cuya organización presionó desde el primer instante para impedir que se le abriera un expediente disciplinario a la diputada nacional. La Ejecutiva Nacional deberá ahora de ratificar o no la propuesta

Mil euros de multa es la única consecuencia que va a tener la diputada nacional de Coalición Canaria (CC), Ana Oramas, por haber desobedecido el acuerdo adoptado por el Consejo Político Nacional -máximo órgano de dirección- a pesar de las reiteradas peticiones que le formuló el secretario general, José Miguel Barragán en los días que transcurrieron desde la primera a la última votación de la investidura del presidente Pedro Sánchez. Eso, y su compromiso de que no volverá a ocurrir.

El secretario general de CC, José Miguel Barragán, se ayudó de un escrito para informar ayer del acuerdo que adoptó el Comité Permanente, un órgano de consulta que congrega a todos sus homólogos en las islas. Aunque insistió en multitud de ocasiones, instigado por las preguntas formuladas, que esta postura deberá de ser ratificada o no por la Ejecutiva Nacional, cuya reunión será convocada dentro del calendario previsto, a finales de este mes.

Barragán inició su comparecencia aligerando el calificativo que él mismo empleó el primer día para definir la indisciplina de Oramas; de «muy grave», ayer habló de «grave». Así, en vez de aplicar lo que contemplan los estatutos de Coalición Canaria, la Permanente optó por echar mano del reglamento del grupo parlamentario en Canarias y enfatizar que los 1.000 euros de multa es una sanción «más alta» que en otros grupos.

Cabe recordar que como parlamentaria Oramas cobra como mínimo 2.981,86 euros mensuales y recibe en concepto de «indemnización por gastos que sean indispensables para el cumplimiento de su función» 1.921,20 euros también de carácter mensual.

«No se trata de lo que se gana o no se gana -respondió José Miguel Barragán-. Lo que hemos intentando es hacer un tema de proporcionalidad», aseguró.

El máximo responsable de la organización nacionalista trató de dejar claras las razones que tuvo el Comité Permanente para haber elegido la imposición de una sanción económica en vez de la apertura de un expediente a Ana Oramas.

«En los estatutos, además del régimen sancionador, se actúa en función de muchos factores. Al final hemos optado por esta vía, emulando a lo que sucede en el ámbito del Parlamento de Canarias y lo hemos traslado al de las Cortes Generales», explicó.

Barragán aseguró que se llegó a barajar la apertura de expediente pero «nos pareció adecuado utilizar esta vía para resolver el problema», sin tenerla que votar en el comité, precisó. Ahondó en que «por el hecho de que en los estatutos contemple un expediente de expulsión para algunos tipos de falta no podemos prejuzgar que si se tomara ese acuerdo, terminara en expulsión. Por lo tanto, la Permanente no puede elevar esa propuesta». En cambio, se contradijo al reconocer acto seguido que al órgano colegiado nada le impide haber escogido la apertura de un procedimiento disciplinario, «pero para eso están las decisiones políticas -contestó-. Hemos valorado todas las circunstancias políticas que rodean a este asunto». En dichas circunstancias aseguró que excluye las presiones ejercidas por militantes destacados de Tenerife que, desde un primer momento, apostaron por una «sanción equilibrada», como se refirió Carlos Alonso. «No las tuve en cuenta al redactar el informe», afirmó taxativo.