Rodríguez atribuye a culpables ajenos el parón en las carreteras

30/03/2019

El consejero de Obras Públicas omite los datos de ejecución de infraestructura viaria. La socialista Patricia Hernández le acusa de gastar solo 24 millones pese a tener 200 disponibles.

El consejero de Obras Públicas y Transportes del Gobierno autonómico, Pablo Rodríguez, aguantó ayer el último chaparrón de críticas que la mayoría de los grupos parlamentarios le volvieron a lanzar a cuenta de su gestión en materia de carreteras.

«Este Gobierno ha dispuesto de más dinero que nunca y ha hecho menos que nunca», fue la letanía de socialistas, conservadores, Podemos y Nueva Canarias (NC) al averiguar cuál ha sido la ejecución en infraestructura viaria en 2017.

El también vicepresidente silenció los datos requeridos por el Partido Socialista Canario (PSC). En su lugar, subrayó que dejará la consejería con «más de 600 millones licitados y 800 millones en proyectos». Sin embargo, a pocos de la Comisión de Obras Públicas convenció. El diputado del Partido Popular (PP), Miguel Jorge, señaló que «me preocupa que la mayoría de las obras de 2018 no tienen ni siquiera proyectos».

A falta de cantidades, la diputada socialista, Patricia Hernández, le puso sobre la mesa los suyos sin ser desmentida después. «En 2017, se ejecutaron 148 millones; en 2018, cinco veces menos, 31,5 millones». Además, de los «200 millones que tenía disponibles desde el minuto uno, solo se gastó 24 millones en certificaciones de obras».

«Es importante situarse», salió la diputada de Coalición Canaria (CC), Elena Luis, en defensa del consejero. Enumeró múltiples factores, ajenos todos a la gestión propia de Pablo Rodríguez: carencias de personal en la consejería, imposibilidad de la reposición por la Ley de Estabilidad, los retrasos en la aprobación de los Presupuestos del Estado de 2017 y 2018 y así, un largo etcétera. «Pese a todo -añadió-, el grado de ejecución fue del 70% en 2017 y del 75% al año siguiente».

«Yo ya soy mayor para que me cuelen trampas», reaccionó Hernández al ver que las cifras aportadas por la diputada nacionalista corresponden a la ejecución de toda la Consejería de Obras Públicas, no solo a carreteras.

Pablo Rodríguez explicó que en el 2017 se gastó más «porque mi antecesora -consejera socialista- priorizó las obras en marcha del antiguo Convenio de Carreteras al no disponer del nuevo». Aseguró que él no ha podido licitar hasta el convenio vigente. «Eso es falso», denunció Hernández y aludió a la licitación de la obra de La Aldea y al cambio de la fuente de financiación de la de Chafiras-Oroteanda.