Los candidatos al Diputado del Común caen por falta de votos

11/04/2018

Esta vez no hubo sorpresas. Las candidaturas al Diputado del Común se quedaron sin apoyos suficientes para ser elegidos. Coalición Canaria (CC) y Partido Popular (PP) dejaron solos a los socialistas con su aspirante pero el grupo Mixto sí mantuvo el respaldo pese a la ruptura del acuerdo.

Rafael Yanes y Natalia Álvarez tendrán que esperar después de que el pleno del Parlamento cumpliera con la previsión de no darles el respaldo que la ley del Diputado del Común exige para que alguno de los dos pueda sustituir a Jerónimo Saavedra en esta institución.

El Partido Socialista Canario (PSC) se quedó prácticamente solo a la hora de votar a favor del candidato que promovía, Rafael Yanes. Sin embargo, su propuesta fue avalada por los tres diputados que dirige Casimiro Curbelo en el grupo Mixto. «Mantenemos el acuerdo, en el que no participamos -precisó el portavoz- porque además es un excompañero socialista», dijo quien fuera hace años secretario general del PSC en La Gomera.

En cambio, Coalición Canaria (CC) y Partido Popular (PP) sumaron las 26 abstenciones que impidieron a Yanes entrar en el Diputado del Común. El resultado es consecuencia de la ruptura de los acuerdos que decidió el partido que lo aúpa.

En cuanto a Podemos, la candidata se quedó con menos votos a favor, los que aportaron los siete de este grupo y los cinco de Nueva Canarias (NC).

Después de lo que ocurrió ayer en el pleno del Parlamento, queda a expensas de la decisión que tome la Junta de Portavoces sobre si se organiza una nueva votación con los mismos aspirantes.

La ley del Diputado del Común lo permite. No explicita el quórum necesario pero se da a entender que se mantienen la exigencia de los tres quintos o 36 votos en términos numéricos.

Tampoco se establece un plazo determinado para una segunda votación, al contrario que lo que se contempla para la primera. No obstante, si vuelven a faltar los votos necesarios, los partidos que promueven las candidaturas están obligados a plantear otras personas y el Parlamento, a repetir todo el proceso llevado a cabo hasta el momento.

Todo ello es lo que tienen que dirimir a partir de ahora los portavoces de cada grupo.