Las regiones europeas quieren poder

18/01/2020

El presidente del Comité Europeo de las Regiones insta a las asambleas legislativas comunitarias a tener capacidad real de influencia sobre la Comisión Europea, y así poder intervenir en la fase prelegislativa y final de las acciones que el gobierno comunitario pretenda poner en marcha

El presidente del Comité Europeo de las Regiones, Karl-Heinz Lambertz, emplazó ayer a las asambleas legislativas de los territorios comunitarios a trabajar para ganar mayor influencia sobre la Comisión Europea (CE), que es el auténtico gobierno de la Unión Europea (UE).

Lambertz lanzó el mensaje al comienzo de la reunión que llevó a cabo el Comité Permanente de la Conferencia de Asambleas Legislativas Regionales de la UE (Calre). Explicó que el expresidente de la CE, Jean-Claude Juncker, creó un grupo operativo del que salió una comunicación y con ella, un «proyecto piloto» con el propósito de que las regiones europeas pudieran influir en las acciones que pretenda emprender la comisión «bajo el principio de subsidiariedad».

El también presidente del Parlamento de la Comunidad Germanófona de Bélgica señaló que, en la actualidad, el Comité Europeo de las Regiones es consultado por la Comisión Europea, pero «no entra a participar hasta que el documento de la comisión no esté cerrado. Por eso es muy importante poder intervenir en una fase prelegislativa».

«Las asambleas legislativas de las regiones europeas no podemos ser consideradas como lobies -explicó-, somos agentes con una total legitimidad preocupados por hacer una política de calidad que se consigue cuando los ciudadanos así la constatan», subrayó.

Por ello, Karl-Heinz Lambertz instó a los representantes de los órganos legislativos presentes en la jornada a «poner en marcha a los respectivos servicios administrativos», tener identificados los temas sobre los que ya se sabe que la Comisión Europea quiere trabajar y concentrar nuestros esfuerzos en ellos». Así que todos estos trabajos deberán estar listos antes del 24 de enero. Algunos asistentes pidieron alargar el plazo ante el temor de no llegar a tiempo. Pero tanto Lambertz como después, el propio presidente del Parlamento Canario, Gustavo Matos, señalaron que «los plazos no lo ponemos nosotros; empecemos por planificar los temas».

Matos actuó de anfitrión al ser el presidente de turno de la Calre. En la apertura de la jornada puso de relieve el papel de las islas en una época en la que «el proyecto europeo trata de redefinirse». En ese contexto, «Canarias constituye un puente entre lo que ha sido hasta ahora el proyecto europeo y lo que va a ser en el futuro».

En este sentido, el presidente del Comité Europeo de las Regiones subrayó que el mandato de Matos será «importante; debe ser el año de poner en marcha todo el potencial de las asambleas legislativas».

También al inicio de la reunión, intervino el consejo de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Julio Pérez. Remarcó la importancia que tiene para las islas la vinculación con Europa; «algunos de nuestros problemas se han podido resolver gracias al entorno europeo», afirmó.

Pérez aprovechó para disertar sobre la democracia representativa ya que, a su juicio, es «susceptible de perfeccionarse», especialmente en una época en la que han surgido «adversarios». Consideró que uno de los modos de mejorar es «ser verdaderamente ejemplares».

El representante gubernamental aclaró que «la ciudadanía debería de poder sentirse identificada con sus representantes».

Al inicio de las jornadas asistieron también los miembros de la Mesa del Parlamento, así como los portavoces de los grupos Nacionalista, José Miguel Barragán, Nueva Canarias (NC), Luis Campos y Sí Podemos, Manuel Marrero. Junto a ellos, el diputado de la Agrupación Socialista Gomera (ASG), Jesús Ramos Chinea.

Con posteridad, se incorporó el eurodiputado socialista, Juan Fernando López Aguilar.