Las Administraciones se quedan sin respuesta ante los inmigrantes

05/06/2020

La Delegación de Gobierno está desaparecida y el Gobierno de Canarias solo reconoce que una nave industrial no es un sitio apropiado para las 72 personas que han llegado en patera a las islas

Escuchar la reacción que ha suscitado en el consejero de Administraciones Públicas del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, la imagen de un grupo de inmigrantes tumbados sobre colchones repartidos por una nave industrial solo ha servido para irritar ayer a Cruz Roja y a la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR).

Pérez confesó en el Parlamento que una nave industrial no es un sitio «ni adecuado, ni suficiente» para el último grupo de personas que ha llegado en patera a Canarias, pero rechazó que se pueda criticar al Gobierno autonómico de pasividad.

Un portavoz de CEAR replicó, a través de Efe, que la Administración autonómica tiene que pronunciarse acerca de cuál ha de ser el próximo paso a dar en la gestión «intolerable» de esta crisis migratoria.

Esta organización considera que, «o se llenan de contenido esas palabras o se quedan huecas», en referencia a las pronunciadas por Julio Pérez, al tiempo que recalcó que, «o fluye el sistema migratorio o se tiene que replantear, con más plazas y recursos, la red de acogida de Canarias», aunque esta entidad opina que «crear más plazas sine die en el archipiélago no tiene sentido».

Tuvo que ser el consejero de Administraciones Públicas el que aludiera al papel jugado por la Delegación del Gobierno -competente en materia de inmigración- ya que ésta no dio ayer ningún tipo de explicaciones por haber escogido una nave industrial como la instalación adonde llevar a los inmigrantes. «Probablemente, La Delegación no pudo llevarlos a un hotel», comentó Julio Pérez quien apuntó que, en su día, cuando sí pudo alojarlos en un establecimiento hotelero fue «censurado».

El presidente de Cruz Roja, Antonio Rico ha dicho desconocer si la descoordinación que persiste en Canarias a la hora de dar respuesta al fenómeno migratorio responde a «una falta de sensibilidad o a una falta de recursos», si bien subrayó que, en cualquier caso, «hay que buscar una solución urgente» y evitar que «haya personas fuera del sistema», como están las que no atiende en la actualidad esta organización humanitaria.

En cualquier caso, Rico afirmó que «es desolador ver a personas sin los medios adecuados para un trato digno».