Clavijo retrotrae a 1991 la justificación del convenio de medicina nuclear

12/12/2018

El presidente del Gobierno defiende el carácter público del servicio que se presta en el Hospital Doctor Negrín y acusa al PSOE de haber concertado su prestación hace 27 años

El presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, defendió este martes en el Parlamento el carácter público del servicio de medicina nuclear del Hospital Doctor Negrín de Gran Canaria porque, según indicó, «no se le cobran al ciudadano» sino que «se paga con dinero del erario público». Clavijo no pudo obviar sin embargo la existencia de «un concierto» con una empresa privada para la prestación de ese servicio cuya firma se remonta al «año 1991» y cuyo responsable, dijo, fue «Jerónimo Saavedra», entonces presidente del Ejecutivo regional.

«Los responsables de que eso fuera así [que haya un convenio con una empresa privada] son de su partido político», le espetó Clavijo en el pleno a la portavoz del grupo Socialista (PSOE), Dolores Corujo, que le había preguntado sobre la privatización del servicio de medicina nuclear del Hospital Doctor Negrín.

En 1991 el «encargo» a la empresa Diagnósticos Médicos Especiales SA (Dimec) lo firmó el extinto Instituto Nacional de la Salud (Insalud) porque las competencias en Sanidad no se traspasaron a la Comunidad Autónoma hasta 1995 y, por tanto, Saavedra no pudo sellar aquel concierto.

En 2005 se contrató con la misma empresa, previo concurso, el servicio de medicina nuclear. En 2015, el entonces consejero de Sanidad, el socialista Jesús Morera, decidió no renovar el convenio para evaluar el modelo de gestión y, desde entonces a Dimec se le paga mes a mes el servicio mediante la modalidad de expediente de nulidad.

«No quiero acusar al consejero [de Sanidad, José Manuel Baltar] de servir a oscuros intereses ni pretendo insinuar que beneficie a la antigua empresa en la que trabajaba y a la que previsiblemente volverá, porque a Baltar lo puso usted para eso: es el encargado de materializar su visión de Canarias, subordinar el poder político a los intereses empresariales, como sucede con la ampliación del puerto de Agaete o la Ley del Suelo», le dijo Dolores Corujo.

Clavijo no respondió a la portavoz socialista más allá de recordarle que los estudios de medicina nuclear los presta por concierto una empresa privada debido a la decisión que tomó en 1991 por el Partido Socialista y también que fue Jesús Morera quien le negó al hospital de Fuerteventura (isla por la que Corujo es diputada) un búnker de medicina nuclear, que lo tendrá ahora gracias a que «lo ha arreglado este presidente», aseguró Clavijo.

La pregunta de Dolores Corujo se registró justo después de la retirada de la valla publicitaria de la Marea Blanca y colocada en las inmediaciones del Hospital Insular de Gran Canaria acusando a Clavijo y a Baltar de negociar con la medicina nuclear. En una intervención posterior el propio Baltar aseguró que ni conoció «de la instalación de la valla ni de su desinstalación» pasadas cinco horas.