El Insular deriva 1.500 pacientes al Negrín

08/02/2018

Medicina Nuclear del Insular, el único servicio público en Gran Canaria, carece de tecnología Pet para el diagnóstico de cáncer. En 2006 se iba a dotar el servicio con este aparato, pero Sanidad decidió dejarlo en manos privadas en el Doctor Negrín a donde, desde entonces, el Insular deriva a más de 1.500 pacientes al año.

/ Las Palmas de Gran Canaria

Medicina Nuclear del Complejo Hospitalario Universitario Insular-Materno Infantil (Chuimi) se ha visto obligado en los últimos once años a derivar a sus pacientes al mismo servicio en el Hospital Universitario Doctor Negrín –gestionado por una empresa privada– para que accedan a un PET o diagnóstico por imágenes imprescindible para diagnosticar el cáncer. Cada año más de 1.500 pacientes del área Sur se desplazan al Negrín para hacerse la prueba que determina el diagnóstico y la gravedad de la enfermedad. El servicio en el Insular solo dispone de tres gammacámaras.

El servicio de Medicina Nuclear del Chuimi, el único público en Gran Canaria, ha aportado informes «justificando la necesidad de este equipamiento» en numerosas ocasiones a la administración sanitaria e, incluso, ha recogido firmas de los profesionales del Complejo –algo más de 500– apoyando la solicitud de un PET.

En julio de 2017, la Gerencia del complejo notificó al servicio de Medicina Nuclear la decisión de incorporar un PET y en este mismo sentido, se pronunció el Consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, José Manuel Baltar, en el Parlamento canario.

Fuentes hospitalarias aseguran que «no existe ningún servicio de medicina nuclear en el territorio español que no disponga de este equipamiento». «Cualquier servicio que quiera alcanzar niveles de calidad asistencia óptimos necesita de esta tecnología», sentencian.

Sin embargo, en los meses sucesivos no se proporcionó más información hasta que, tras repetidos intentos por parte de la responsable de Medicina Nuclear, el pasado 20 de diciembre tuvo lugar una reunión con Conrado Domínguez, director del Servicio Canario de Salud (SCS), en la que comunicó que actualmente «no hay ninguna posibilidad de incorporar un tomógrafo PET al Chuimi». En este sentido, el responsable sanitario alegó que la prioridad del SCS en el ámbito de la Medicina Nuclear en Canarias «es la instalación a corto plazo de un ciclotrón o acelerador de partículas donde se producen los radiofármacos PET, que según los rumores de pasillos, se ubicará en «un hospital público de Tenerife gestionado por una empresa privada».

A tenor de la comunicación de Domínguez, los profesionales del Chuimi consideran que la incorporación de un PET en Gran Canaria «no es incompatible» con la instalación de un ciclotrón en Canarias. Todo lo contrario, la adquisición «simultánea de ambos supondría un mayor beneficio», puesto que podrían empezar a funcionar a la vez, obteniendo un resultado más coste-efectivo.