objetivo: recuperar la unidad

En el único debate antes de las primarias, los candidatos a dirigir el Partido Socialista Canario expusieron ayer sus propuestas para la organización y manifestaron como primer objetivo recuperar la unidad y la credibilidad de la organización y dar voz a la militancia. Los tres aspirantes fueron muy críticos con CC y rechazaron volver a firmar pactos en cascada.

B. HERNÁNDEZ | /LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Con guante blanco y una fórmula que impidió la confrontación de propuestas, Juan Fernando López Aguilar, Patricia Hernández y Ángel Víctor Torres, los tres candidatos a la Secretaría General del Partido Socialista, expusieron ayer su visión de futuro para la formación y rechazaron volver a fórmulas que les han generado división y los han dejado en una situación de debilidad, como los pactos en cascada.

Durante la hora que duró el debate celebrado en el Hotel Escuela de Santa Cruz de Tenerife, los tres aspirantes en distinto momento criticaron el trato recibido por parte de Coalición Canaria y lamentaron que incluso les ha llevado a expedientar y expulsar a sus propios compañeros cuando se produjeron conflictos con los nacionalistas. «Ya está bien de que CC apunte y el PSOE dispare», dijo el eurodiputado López Aguilar, después de señalar que él nunca se había sometido a las imposiciones «de ATI».

Rechazaron volver a firmar pactos en cascada y Aguilar -que los calificó de «infamia»- responsabilizó a sus propios compañeros de haber actuado de diferente manera según estuvieran en el Gobierno o en la oposición. «No vale hacer una cosa cuando estás dentro y otra cuando estás fuera».

También se pusieron en cuestión los pactos preelectorales -en las dos últimas elecciones generales, el PSOE firmó una alianza con NC-. Al respecto, Patricia Hernández aseguró que si es elegida secretaria general, los prohibirá. «Si le tenemos miedo a las urnas, es que no lo hemos hecho bien». Por su parte, López Aguilar apuntó que no quiere «cuñas externas» en las candidaturas socialistas y criticó que el diputado de NC, Pedro Quevedo, haya defendido «intereses contrarios al PSOE».

También hubo espacio para la autocrítica y los candidatos subrayaron la necesidad de dar la vuelta a la actual situación del PSOE como un partido dividido, desdibujado y sin posición como punto de partida para recuperar la credibilidad ante la sociedad.

También expusieron que es preciso dar voz a los militantes -que sean correa de transmisión entre la ciudadanía y los cargos públicos e institucionales, dijo Hernández- y «arropar» más a los compañeros, especialmente los que se encuentran en la oposición.

En este sentido, Ángel Víctor Torres reiteró que es momento de que la dirección del partido se construya «desde abajo». Recuperar el debate interno, «con adhesión a las ideas, no a las personas», es otro de los objetivos de los candidatos.

Lo chachi

Cara a cara. Juan Fernando López Aguilar, Ángel Víctor Torres y Patricia Hernández tuvieron la oportunidad de exponer su visión del partido y sus propuestas en un escenario conjunto para que los militantes puedan decidir el próximo domingo, entre las tres candidaturas, a quien prefieren para que dirija el Partido Socialista en el Archipiélago.

Lo chungo

Encorsetado. Los tres candidatos no debatieron en ningún momento durante la hora en que estuvieron cara a cara. La fórmula empleada, con tiempos muy determinados e intervenciones pautadas, impidió un intercambio de ideas que fuera ágil. López Aguilar criticó esta propuesta y lamentó que sus compañeros no hayan aceptado más debates.