«Ni verdad, ni justicia, ni reparación»

21/08/2019

La Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 critican que, tras once años del accidente, el Estado «ni se plantea pedirnos perdón» y denunciaron que las condiciones de seguridad no han mejorado

Once años después del accidente de Spanair que costó la vida a 154 personas, sus familias no han encontrado «ni verdad, ni justicia ni reparación por parte de la aseguradora». Así lo denunció ayer la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 que, como cada 20 de agosto desde 2008, lleva a cabo actos de homenaje y recuerdo a las víctimas tanto en Gran Canaria como en Madrid, en los que se leyeron poemas y sonó música de violín.

El portavoz de la Asociación, Federico Sosa, hizo ayer una dura crítica en el acto junto de la Plaza de la Memoria de la capital grancanaria al indicar que «pese a nuestras denuncias, el Estado ni siquiera se ha planteado pedirnos perdón por lo ocurrido antes, durante y después de la catástrofe aérea más grave que ha ocurrido en España en los últimos treinta años».

En el manifiesto que leyó ante el consejero regional, Sebastián Franquis, el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, y representantes de otros partidos políticos, Sosa apuntó que «154 inocentes murieron hace once años, pero España no aprendió lo suficiente, ni le pareció suficiente sangre para modificar sus procedimientos y su cadena de seguridad». Y es que, según esta organización, la Administración no ha modificado no ha procedido a dar un solo paso que contribuya a mejorar los sistemas de supervisión y seguimiento de transporte aéreo.

Por eso, la AVJK5022 continuará luchando para mejorar esta situación porque «ellos no murieron para que todo siga igual y como si nada hubiera pasado». Lo que ha pasado en este tiempo, dijo, «se define en pocas palabras: la falta de verdad, la ausencia de justicia y el ensañamiento en las reparaciones por parte de la aseguradora, con el consentimiento del Estado».

Tanto Federico Sosa en Gran Canaria, como la presidenta de la Asociación, Pilar Vera, en Madrid, también fueron críticos con el papel de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa), ya que denunciaron su «connivencia» de la aseguradora del vuelo siniestrado, una relación que, a juicio de las víctimas, ha roto la «imparcialidad en el tratamiento de esta tragedia».

Detallaron al respecto que el órgano regulador haya alquilado unas dependencias a la aseguradora -alegando que ofrecía el mejor precio- y «aunque esta decisión se revoque, el daño ya está hecho», pues, en su opinión, «estos once años han sido decisivos para saber de parte de quién se puso Aesa».

Pilar Vera también hizo mención al trabajo realizado por la comisión de investigación constituida en el Congreso de los Diputados para intentar esclarecer las causas del accidente -que decayó con la convocatoria adelantada de las elecciones generales- y lamentó «la falta de autocrítica» en las comparecencias que se produjeron en la misma. Afirmó que «las mentiras cansan» y se refirió a la «total irresponsabilidad» en la que incurrieron las personas llamadas a declarar. Por eso, la presidenta de la asociación de afectados recalcó que espera que la Fiscalía General del Estado «investigue esas mentiras».

Hace unas semanas, la asociación remitió una carta al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para solicitarle una reunión, de la que aseguran que no han tenido respuesta. Durante este tiempo, sostienen que se han sentido «maltratados» y «abandonados» por el Estado.

Y es que, más allá de su recuerdo y homenaje a sus seres queridos, «la presencia y perseverancia» de la asociación, indicó Federico Sosa, «es para recordar a la sociedad que fuimos víctimas de la desidia e indolencia del Estado» y apostilló que «cualquier persona que coge un avión puede sufrir un accidente» porque las circunstancias que provocaron la tragedia de un avión de Spanair con destino a Gran Canaria el 20 de agosto de 2008 no se han corregido.

Por su parte, el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, mostró su respaldo a las familias como regidor municipal y «como vecino» y señaló que «nada puede quedar en el olvido. El recuerdo de las víctimas debe seguir imborrable y las noches de angustia y sufrimiento deben permitir entender qué pasó y nos debe dar confianza en que se pondrán los medios para que una tragedia como esta no vuelva a ocurrir».

Por otro lado, el Gobierno defenderá ante la asamblea general de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) que todo operador aéreo y aeroportuario deba contar con un plan específico para garantizar la asistencia a víctimas y familiares afectados por accidentes. Así lo manifestó el director general de Aviación Civil, Raúl Medina, en el homenaje celebrado en Madrid, informa Europa Press.