Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 18 de junio
El catedrático de análisis geográfico regional de la Universidad Carlos III de Madrid, Guillermo Morales. Juan Carlos Alonso
«17 millones de turistas es el tope para evitar el colapso»
Entrevista con Guillermo Morales, catedrático de análisis geográfico regional de la Universidad Carlos III de Madrid

«17 millones de turistas es el tope para evitar el colapso»

El experto indica que hay que tomar medidas «urgentes» que limiten la carga de población de Canarias, un territorio «frágil». Canarias cerró 2023 con 16,2 millones de turistas y la previsión es que este año alcance los 17 millones, el tope marcado por Morales

Sara Toj

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 19 de mayo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El catedrático de análisis geográfico regional de la Universidad Carlos III de Madrid, Guillermo Morales, natural de Arucas, pide a las administraciones que se haga un estudio concienzudo de los límites que se quieren poner en el crecimiento de la población para afrontar el reto demográfico. Morales participó de la comisión de Reto Demográfico del Parlamento de Canarias en la anterior legislatura.

¿En qué se caracteriza el reto demográfico de las islas?

– El reto demográfico en Canarias fundamental es controlar el excesivo crecimiento que se está experimentando por tercer año consecutivo. Es controlar la carga demográfica de personas sobre un territorio frágil discontinuo como es el canario.

¿Cómo se puede frenar el crecimiento poblacional?

– No se trata de frenar, ni de prohibir, ni se trata de crear medidas hacia los que ya están. Ahora mismo somos 2,2 millones de personas en Canarias. Lo que mantengo es que somos ya mucha carga demográfica sobre un territorio frágil, y esto hay que saberlo. Si seguimos a este mismo ritmo, esto es insostenible, por eso hablo del futuro próximo. Esta población permanente que hay sobre Canarias es ya una sobrecarga, por lo que hay que tomar medidas, y cuanto más urgentes mejor, medidas con mucho criterio.

La población extranjera no ha dejado de crecer en los últimos años.

– Se da lo que se puede llamar población de «retorno» los descendientes de los que emigraron a Venezuela o Cuba y que regresan. Bienvenidos sean y también los que vienen por una extrema necesidad. Pero hay que tener un control, que se sepa quiénes y cuántos son para saber si es posible seguir absorbiendo esa población sin que haya un detrimento de la calidad de vida.

El catedrático de análisis geográfico regional, Guillermo Morales, en Arucas.
El catedrático de análisis geográfico regional, Guillermo Morales, en Arucas. Juan Carlos Alonso

¿De qué forma repercute el modelo económico actual a este reto demográfico?

– El 35% del PIB procede del turismo. Estamos yendo hacia un monocultivo, como antes lo era el plátano o el tomate, y eso va en detrimento de algo fundamental en cualquier tipo de economía que es la diversificación de los sectores económicos. No se puede depender exclusivamente de un sector. El colapso tiene una probabilidad más alta cuanta mayor dependencia tengamos y, además, es una dependencia del exterior.

¿En qué cifra pondría el límite al número de turistas?

–Se estima que a finales de 2024 tendremos 17 millones de turistas. No me alegro de esa cantidad, no me alegro de que sigan creciendo los números de turistas porque sigue siendo una sobrecarga. Esto es una barbaridad, hay que ganar en calidad y no en cantidad. Me parece que debe ser el tope, no podemos alegrarnos de superar esta cifra.

La carga de población se nota sobre todo en los picos de visitantes...

– Nosotros tenemos 600.000 camas, es decir, caben 600.000 personas que nos visitan y que se suman a los 2,2 millones de personas que vivimos en las islas. Ya estamos hablando de casi tres millones de personas en un momento determinado, como puede ser marzo, con la temporada alta turística. No es una cantidad estable, pero en ese momento determinado la carga se incrementa, se incrementa el tráfico, el uso energético, el uso de agua, se incrementan todas las variables que afectan directamente al territorio.

«Fallamos en la facilidad con la que se accede a la residencia en Canarias»

En 2022, en la comisión parlamentaria del reto demográfico, se habló de una ley de Residencia, ¿en qué se fundamentaba?

–El exceso de residentes canarios es muy grande, de manera que en aquel momento se habló de una ley de Residencia en la que se limitara el número de visitantes extranjeros o de residentes. Yo creo que ahora no se está hablando de ella, pero no se puede esperar más, hay que tomar medidas ya.

El Gobierno de Canarias está estudiando la posibilidad de limitar la compra de viviendas a extranjeros...

-No es una mala solución, pero nunca puede tener carácter absoluto. No se puede limitar que los extranjeros compren viviendas porque se estaría eliminando una entrada de divisas procedente del exterior. Lo que sí hay que limitar son las exageraciones en las operaciones, como cuando de repente alguien compra un fondo buitre compra en el año 200 viviendas para uso de vivienda vacacional.

En Mayotte se planteó que solo se reconocería como franceses a aquellos que nacieran en el territorio y que tuvieran ascendencia francesa. ¿Se podría hablar de algo así en Canarias?

–Las medidas desde el punto de vista tradicional ya las ha adoptado el canario. El número de hijos en las familias se ha reducido por necesidad, por motivos económicos. Nosotros hemos controlado nuestra población, y en ello no hay que intervenir. Hay que controlar a los que vienen del exterior, saber cuántos son, si luego regresan o se quedan permanentemente. Mucha gente se empadrona para tener ventajas, extranjeros de cualquier país se dan de alta en el ayuntamiento y a lo mejor siguen de alta en su país. Igual resulta que no tenemos tanta población real y son menos, y esto tiene que ser estudiado por demógrafos, economistas, geógrafos, antropólogos, un estudio multidisciplinar, serio y concienzudo.

¿En qué se tiene que centrar este estudio?

– En qué ocurre con nuestra población, porque de un lado de la parte del crecimiento vegetativo está bien 13.000 criterios pero de otro lado lo que tenemos en lo que fallamos es en la facilidad con la que se accede a la residencia en Canarias.

«La ecotasa es el chocolate del loro, no resuelve nada, simplemente justifica el incremento»

En los últimos meses también se ha hablado de instaurar una ecotasa.

–Es una medida de carácter económico, pero creo que es el chocolate del loro. No resuelve nada, simplemente justifica el incremento. Pido cuidado a aquellos que defienden la ecotasa, que no es la solución, es para justificar una medida, el castigo a los empresarios hoteleros. Además, cuanto más crecimiento haya más daño se le va a hacer a los espacios naturales. Es inevitable.

¿Cómo valora las medidas que se están implantando en Baleares para reducir la masificación turística?

–En España hay una isla modélica, que es Menorca. Es la que más se parece a nuestras islas verdes. Desde que apareció el turismo en Mallorca no quiso emular a dicho territorio. No querían ser como ellos, y lo que han conseguido es un componente de carácter social. No todo el mundo puede ir aMenorca porque es dificilísimo encontrar plaza porque se ocupan con uno o dos año de antelación. Han optado por un crecimiento de gente que puede pagar mucho dinero por el alquiler o la adquisición de la vivienda. Desde el punto de vista turístico es un modelo a seguir. Cuando tú vas a comprar un billete, si no hay capacidad, no vas. Aquí en todas las compañías, tanto de barcos como de aviones, te dan la posibilidad de tener plaza. Menorca lo ha hecho, pero no ha sido fácil. Hay mucha gente que no quiere que se implanten medidas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios