El eurodiputado del Partido Popular Gabriel Mato. / canarias7

Mato destaca el valor de la pesca artesanal y la acuicultura

El eurodiputado valora estos sectores como generadores de empleo en las Regiones Ultraperiféricas

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El eurodiputado del Partido Popular Gabriel Mato destacó ayer la importancia de la pesca artesanal y la acuicultura en las Regiones Ultraperiféricas (RUP) como Canarias, debido a su valor como generador de empleo, a su contribución a la seguridad alimentaria y a su influencia en la preservación de la gastronomía, las tradiciones, la cultura y las costumbres locales.

Así lo puso de manifiesto durante su intervención en el Foro sobre 'Las vulnerabilidades de la pesca artesanal en Canarias', celebrado ayer en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria.

Durante su ponencia 'La pesca artesanal: una apuesta necesaria', Mato hizo hincapié en la necesidad de que la Política Pesquera Común (PPC) sea «lo suficientemente flexible» como para adaptarse a las necesidades y características específicas de la pesca artesanal.

En este sentido, recordó que la propia definición de la pesca de pequeña escala debe tener en cuenta las características nacionales y regionales, respetando las tradiciones y la cultura locales. Así, recordó que se debería tener en cuenta criterios como la selectividad de las artes de pesca utilizadas, la duración de las salidas de pesca o el número de miembros de la tripulación.

Sobre ello, lamentó que, pese a los esfuerzos de su partido por incluir estas características en las negociaciones del nuevo Fondo Europeo Marítimo, de Pesca y de Acuicultura (FEMPA) y en las revisiones del Reglamento de Control, no cuenta con el apoyo de otras formaciones.

Sin embargo, quiso destacar uno de los logros del Parlamento Europeo en el FEMPA, ya que apoyará de manera especial la pesca costera a pequeña escala. «Hemos logrado que se tengan en cuenta las necesidades específicas de la pesca costera artesanal en el programa de las acciones previstas para su desarrollo», añadió.

Gabriel Mato también alertó, durante su intervención en el Foro, sobre las debilidades del sector en las Islas. En concreto, señaló la antigüedad de las flotas de pesca artesanal, que «deberían ser reemplazadas por unas más eficientes energéticamente y que cumplan con los estándares de seguridad». Y para ello, apuntó que debería contarse con fondos públicos, ya sean nacionales o de la UE.

Asignación financiera específica

Sobre la financiación del sector, el eurodiputado señaló que las regiones ultraperiféricas, debido a sus propias características, deben contar con una asignación financiera específica que les permita desarrollar un plan de acción de la pesca artesanal y la acuicultura más sostenible. Al mismo tiempo, matizó que el FEMPA tendría que apoyar una compensación de los costes adicionales a los que se enfrentan las RUP por su ubicación e insularidad.

Por otro lado, Gabriel Mato también puso el foco durante su intervención en el reparto de la cuota de atún rojo. Así, explicó que se ha conseguido por parte del Consejo que los Estados miembros se esfuercen por promover las artes y las técnicas utilizadas en la pesca artesanal y tradicional, otorgándoles una consideración especial.

En este punto, el popular explicó que «aunque la distribución de las cuotas de pesca son competencia nacional, los Estados miembro deben ser transparentes con los criterios que utilizan». Así, por ejemplo, citó que estos pueden ofrecer incentivos a los buques que utilicen artes y técnicas selectivos, por lo que «es preciso poner especial atención a las necesidades de las flotas artesanales a pequeña escala», apuntó. De hecho, reforzó la idea de apoyar a aquellas profesionales que practican una pesca más sostenible y menos perjudicial para el medio ambiente.

Además, teniendo en cuenta los altos costes a los que se están enfrentando en la actualidad los profesionales del sector, Gabriel Mato destacó que la eliminación de las exenciones fiscales para el gasóleo pesquero y la introducción de un tipo impositivo mínimo, « podría perjudicar especialmente a la flota costera artesanal». Así, «esta clara desventaja competitiva con respecto a otros países con precios e impuestos sobre el combustible más bajos repercutiría en el precio del consumidor final», señaló.