Los funcionarios canarios pueden teletrabajar hasta cinco días semanales

Los empleados públicos canarios disponen de condiciones más amplias para trabajar desde su domicilio que en el resto del Estado. Esta medida, que no tienen fecha de finalización, les permite distribuir voluntariamente sus 35 horas semanales

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ

Los empleados públicos de la administración general de la comunidad autónoma pueden tele trabajar entre dos y cinco días a la semana. Después de darse a conocer el acuerdo cerrado a nivel estatal entre los sindicatos y el Ministerio de Política Territorial y Función Social para que los trabajadores de la administración general del Estado puedan acogerse a cuatro días de teletrabajo y uno presencial, la directora general de Función Pública del Gobierno de Canarias, Laura Martín, detalló que en las islas se ha ido a un modelo «bastante más amplio».

Una resolución de la Dirección General de Función Pública del pasado 25 de mayo establecía el teletrabajo como una opción del empleado público, y con algunas diferencias respecto al fijado por la administración central mientras dure el estado de alarma. Martín explica que ambas propuestas parten de la voluntariedad del trabajador a diferencia de la estatal, el trabajador en las islas puede optar por el teletrabajo «con un mínimo de dos días a la semana y hasta los cinco días».

Además de esta posibilidad, la administración autonómica también ofrece a su plantilla medidas adicionales enfocadas a la conciliación, especialmente cuando se tiene a menores de 14 años a cargo y mayores de edad dependientes convivientes. En estos casos, el teletrabajo cuenta con flexibilización horaria. Esto significa que el empleado debe prestar su servicio 35 horas semanales pero puede establecer él mismo su horario atendiendo a sus circunstancias familiares.

Además, explica la directora general de Función Pública, a diferencia del acuerdo estatal, en Madrid el teletrabajo no está acotado al estado de alarma sino que «es un objetivo de legislatura del Gobierno autonómico y la resolución que lo regula no tiene fecha de finalización». Apostilla que «ha venido por el coronavirus, lo que ha supuesto avanzar más rápido en su implantación».

En cualquier caso, indicó la directora general que, ni a nivel estatal ni autonómico existe normativa básica que regule el teletrabajo y su desarrollo es un compromiso del Ministerio de Política Territorial y Función Pública. En Canarias, el Gobierno tiene entre sus objetivos de legislatura elaborar la Ley de Empleo Público, que recogería este asunto.

Laura Martín indicó además que en la reunión sectorial que mantuvieron las comunidades autónomas con el Ministerio, Canarias mostró su apoyo al Gobierno central para avanzar en esta modalidad de trabajo en la administración pública.

En el caso de los empleados públicos de la administración general del Estado, podrán acogerse a cuatro días de teletrabajo y uno presencial para cuidado de menores de 14 y personas dependientes tras el acuerdo alcanzado entre el sindicato Csif y el Ministerio de Política Territorial y Función Pública, que dirige Carolina Darias.

La resolución entrará en vigor desde que se alcance la nueva normalidad y finalice el estado de alarma, a partir del próximo día 21 de junio, hasta que se determine el fin de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, según informó el sindicato, que precisó que se trata de una modalidad «voluntaria y reversible».

El Csif destacó que se trata de un acuerdo «pionero» en la organización del trabajo en España, así como en la conciliación de la vida familiar y laboral, que tendrá su continuación en la futura regulación del teletrabajo, que se empezará a negociar en julio con el equipo de Darias.

En concreto, esta resolución contempla cuatro días de trabajo no presencial y uno presencial para aquellas personas que tengan a su cargo hijos hasta los 14 años, dependientes, así como aquellos con patologías consideradas de riesgo por el contacto con el coronavirus. Para el resto de trabajadores el sistema ordinario de trabajo será la modalidad presencial con la posibilidad voluntaria de, como mínimo un día a la semana, teletrabajo.

El sindicato valoró de manera «muy positiva» este acuerdo y considera que debería ser la base para el futuro acuerdo de teletrabajo que deberá regir las relaciones laborales una vez que concluya la pandemia y quede establecido de manera permanente.