El PNV votará contra las enmiendas a la totalidad

Los Presupuestos, más cerca de superar el primer escollo

17/04/2018

Los Presupuestos del Estado de 2018 -y con ellos la mejorada ficha financiera de Canarias- están hoy más cerca de salvar su primer escollo, una vez que el PNV no descarta la opción de votar en contra de las enmiendas de totalidad para que el proyecto de ley entre a trámite en el Congreso.

El PNV ha asegurado desde el primer momento que no apoyará ni se sentará a negociar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018 mientras esté vigente la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, y lo mantiene a día de hoy. Pero en los últimos días los nacionalistas vascos han empezado a dejar abierta la puerta a la posibilidad de votar el próximo día 26 en contra de las enmiendas de totalidad de la oposición -que no es formalmente lo mismo que respaldar las cuentas de Rajoy-, para que el proyecto de ley pueda entrar a trámite en el Congreso.

Si los cinco diputados vascos se unen a los de PP, Ciudadanos y CC, el Gobierno contaría con 175 votos para forzar un empate con los partidos de oposición que piden la devolución de las cuentas, y en aplicación del reglamento de la Cámara a la tercera votación igualada las enmiendas a la totalidad decaerían, tal como sucedió el año pasado.

Con los Presupuestos ya en trámite se ganaría un mes de tiempo para ver si la situación en Cataluña se normaliza con la investidura de un presidente legítimo -lo que anularía el 155- antes de la fecha límite del 22 de mayo, o bien se convocan nuevas elecciones a la Generalitat, en cuyo caso Rajoy confía en convencer al PNV de que la solución ya no está en su mano, para que los cinco diputados vascos den un giro a su posición y respalden las cuentas en la votación definitiva a finales de mayo.

El Gobierno estatal ha hecho importantes concesiones a los nacionalistas vascos en el proyecto de ley presupuestario y se muestra dispuesto incluso a ir más allá durante el trámite parlamentario, mientras que el PNV reconoce que su objeción no es al contenido de los PGE, muy beneficioso para el País Vasco, sino a la reacción del Estado en Cataluña.

De momento, el PNV no ha decidido si presenta su propia enmienda a la totalidad -el plazo acaba el viernes- que podría luego retirar a última hora, pero mientras en el PP crece la confianza en que los PGE van a superar su primera prueba de fuego.