El Gobierno ultima con los cabildos un Fdcan más flexible

10/10/2019

La financiación anual dejará de ser fija al venir determinada por la capacidad de ejecución que demuestren tener las corporaciones locales. Se mantendrán los criterios y el reparto de los fondos

El Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) que continuará el Gobierno que preside Ángel Víctor Torres, será «más flexible», tanto a la hora de establecer la financiación anual a los cabildos -los principales destinatarios-, como en lo que concierne al límite temporal para justificar la ejecución de los proyectos.

El viceconsejero de la Presidencia, Antonio Olivera, avanzó ayer que, a partir de este año, las fichas financieras podrían variar «en función de la capacidad de ejecución de las corporaciones locales. Lo que queremos es dar flexibilidad teniendo en cuenta que los 1.600 millones globales están», ahondó.

Hasta ahora, los cabildos tenían garantizados año tras año 160 millones pero el Ejecutivo ha visto las dificultades que representan para las corporaciones locales la obligación de ejecutar los proyectos en el plazo que requiere el fondo. De hecho, desde que se puso en marcha el programa, los gobiernos -incluido el actual- han tenido que ampliar los plazos de justificación; el último es hasta diciembre de este año para actuaciones de 2018.

El viceconsejero afirmó que «es más lógico que desde un principio nos sentemos Gobierno y cabildos y hagamos unos presupuestos realistas»; lo contrario es que «se corre el riesgo de que se tenga que devolver el dinero no ejecutado, el Gobierno no lo puede volver a utilizar y va a engrosar superávit y por lo tanto, a amortizar deuda».

Así ocurrió con el Cabildo de La Palma y el Fdcan de 2018. «Se ha sido enormemente flexible» en este aspecto, subrayó Olivera dado que si el Gobierno anterior hubiera actuado según la regulación del fondo, se hubieran perdido gran parte de los recursos.

Por otra parte, la intención del Gobierno de dotar de mayor flexibilidad al Fondo de Desarrollo de Canarias es respaldada por los cabildos, con cuyos representantes se han venido manteniendo contactos no oficiales en las últimas semanas.

El viceconsejero de Presidencia observa «bastante sintonía» con estas administraciones, no solo en relación a presupuestar las cantidades de manera variable o de ampliar los plazos para justificar las actuaciones, sino también en cuanto al giro social que pretende implementar el actual Ejecutivo.