«El diálogo con el PP es puntual y solo alcanza al presupuesto»

14/10/2018

El consejero de Presidencia del Gobierno autonómico y secretario general de Coalición Canaria (CC) subraya que, de llegar a un acuerdo con los conservadores para sacar adelante un presupuesto nuevo, éste no implica que siente las bases para reeditar un pacto de gobernabilidad en 2019. Los nacionalistas calculan que el partido de Asier Antona sacará menos diputados.

— Empezaron la legislatura reconstruyendo puentes con Madrid y la van a acabar tirándolos...

— Yo espero que no. Que haya dificultades ahora y algún desagravio por parte del presidente Pedro Sánchez no significa cambiar la estrategia del diálogo y el consenso. Hemos dicho que las relaciones con el Estado son vitales y tenemos que hacer todos los esfuerzos para seguir buscando el diálogo y el consenso.

— Cuando votaron en contra de la moción de censura, ¿pensaron que eso entraba dentro de esa estrategia de la que habla?

— Nos abstuvimos. Nosotros dijimos que le dábamos una oportunidad. El problema que tiene Pedro Sánchez no es precisamente con CC, sino con los que le apoyaron en esa moción que son los que más cuestionan sus políticas día a día en el Congreso de los Diputados.

— Ustedes muestran que se entienden más con el PP que con el PSOE...

— Lo que visibilizamos es que no puede ocurrir que en las relaciones Canarias-Estado tengamos que volver a la casilla de salida cada vez que haya un cambio de Gobierno. Había un gran avance de la agenda canaria con el PP y lo que esperábamos era encontrar la misma sintonía, gobierne quien gobierne en el Estado. Nos encontramos las primeras dificultades y en principio las achacábamos a que fue un Gobierno que se formó en menos de 24 horas, pero también es verdad que los temas que están sobre la mesa no son nuevos. Los técnicos de los distintos ministerios siguen siendo los mismos. Esperamos que en octubre se pueda avanzar.

— Ustedes tienen montada una crisis con el ministro de Fomento primero a cuenta del 75% y ahora, por las carreteras cuando el PP también les mareó la perdiz...

— Sí, pero los documentos estaban ya para firmar. ¡El ministro no abrió la carpeta y se la encontró vacía!. Habíamos acordado que la sentencia se pagara moduladamente a lo largo de todos los años que durara el convenio para poder gastar el dinero y no poner al Estado en la obligación de dar todo de golpe. Por eso no entendemos por qué se retrasa el convenio sine die.

— Vamos, que los problemas no son técnicos, sino de los ministros...

— Espero que no haya intencionalidad política sino que sea simplemente una cuestión de una Administración nueva que ha entrado de sopetón. Nosotros estuvimos también reclamando al Gobierno del PP la firma del convenio de carreteras.

— Pero con otro tono mucho menos guerrero que éste...

— ¿Pero qué tono? Nosotros empleamos el tono cuando creemos que los temas están prácticamente cerrados y se vuelven a abrir. Si me preguntas si el PSOE tiene una estrategia para que, después de la reunión entre los dos presidentes el día 25, pueda aparecer Pedro Sánchez como el conseguidor pues lo veremos. Sería triste que de repente salieran todos los asuntos después del día 25.

— ¿Tiene algún indicio de ello?

— No, me lo pregunto, nada más.

— ¿Cree que el PSOE está dando largas y tensionando para sacar mayor rédito político?

— Pues yo que creo que lo busca. El interés del secretario general del PSOE de aparecer en los ministerios, atendiendo a las explicaciones sobre los asuntos de Canarias da una muestra de que eso sea así. Por aquí han pasado unos cuantos ministros y ninguno ha venido en visita oficial ni ha tenido la cortesía de hablar con nosotros. Y es ahí donde nos preguntamos qué está pasando, por qué ese desprecio. Y luego lo remató Pedro Sánchez en su visita a Lanzarote. Mucha gente no lo entiende y nosotros creemos que se ha pasado tres pueblos.

— ¿No será porque CC ha dejado de ser imprescindible en la gobernabilidad del Estado?

— Pero que seamos prescindibles o imprescindibles, las relaciones institucionales entre una comunidad autónoma y el Estado, ¿se marcan en función de si son importantes o no los partidos, o tiene que existir lealtad institucional? O el respeto institucional está en función de si soy o no importante en el Congreso? El Congreso es otro campo de juego, pero en las relaciones institucionales, un mínimo de cortesía y relación hay que mantener.

— ¿Es positivo que un presidente autonómico afronte una entrevista con un presidente estatal en este ambiente tan enrarecido?

— No hay un ambiente enrarecido. Hay discusión y firmeza de posiciones pero no han dejado de haber relaciones ni conversaciones.

— Es verdad que no se ha llegado al punto de la pasada legislatura...

— No hay un ataque al Gobierno de España; ni hay ni nos interesa. Y espero que en Madrid entiendan que las relaciones institucionales están por encima de los partidos.

— Está usted muchísimo más conciliador que otros miembros de su Gobierno, ¿por qué?

— Insisto, nuestro objetivo es que la agenda canaria se cumpla y tratamos de buscar que las cosas funcionen con lealtad.

— Con el tema de los presupuestos, ¿está convencido de que va a haber unos nuevos en 2019?

— Sí. Yo soy optimista.

— ¿En julio de 2017, usted dijo que «CC tiene muy claro que no va a haber una bajada lineal del IGIC». ¿Qué ha cambiado para que ahora la barajen?

— Han mejorado los ingresos del IGIC. Si vemos imposible acordar una bajada como la que plantea el PP, la posibilidad de prórroga del presupuesto sigue abierta.

— ¿Es factible pactar con el PP una bajada intermedia del tipo general del IGIC y diferir el resto a la modificación de la Ley de Estabilidad?

— Si se tienen los votos, todo es posible. Pero me gustaría señalar que la crisis no ha desaparecido por completo, aunque los macrodatos sean positivos. Toda la gente que soportó la crisis podría estar ahora en el umbral de la pobreza, sobre todo aquéllos que no han conseguido todavía un trabajo. Y a los que la situación ha continuado degradándose, están en pobreza severa. Por lo tanto, cuando dicen que bajemos los ingresos, la gente debe entender que tenemos que tener una Administración robusta para poder atender a todas esas personas, y tenemos que seguir inyectando dinero en las políticas públicas esenciales porque es ahí donde se retuvieron créditos durante la crisis para no cerrar nada.

— ¿Podría ser entonces una bajada lineal suave?

— Puede que podamos llegar a un acuerdo con el PP en ese sentido, pero no nos precipitemos.

— ¿En qué medida podría ser el prólogo de una reedición del pacto con el PP si cierran ahora un acuerdo presupuestario?

— El PP tiene muy difícil mejorar sus resultados electorales.

— O sea, no quieren saber nada de un partido perdedor...

— Es una cuestión de números. No es una antesala de nada, es un acuerdo puntual para sacar los presupuestos.

— Pero las cosas están más propicias con el PP que con el PSC, ¿no?

— Vamos a esperar a la reunión entre los presidentes, a ver si se reconstruyen las relaciones institucionales y se atienden las cuestiones de Canarias en su justa medida o si el PSOE está por usar el Gobierno en detrimento de quien gobierna en Canarias. Yo estoy esperanzado.

— En la reforma electoral, ¿ustedes van a proponer una ley para aplicar el nuevo sistema o creen que basta con una aplicación directa del nuevo Estatuto de Autonomía?

— Nosotros creemos que se requiere de una ley.

— ¿Estará el candidato presidencial de CC en la lista regional?

— Entendemos que debería ser así, pero no hemos hablado de cómo articular las personas que irán en esa lista autonómica.

— ¿Le preocupa tener que volver a afrontar una campaña electoral con un candidato presidencial que tiene abierta una causa judicial?

— Por lo que sabemos, confiamos plenamente en que no hay nada por la que pueda ser ni imputado ni condenado. Yo espero que se pueda saber cuanto antes, pero hay que dejar trabajar a los jueces.

— ¿Colma sus aspiraciones el nuevo Estatuto de Autonomía?

— El Estatuto no puede ser de ningún partido. Para nosotros es muy relevante la carta de derechos que se recogen, el anclaje del REF y el concepto de Canarias como archipiélago incluyendo el agua que rodea las islas. Es un avance importante del que nos deberíamos sentir orgullosos, porque es el Estatuto posible y de máximo consenso.