Dávila desiste de la reforma fiscal prometida por no tener apoyos

10/07/2018

La consejera de Hacienda dice que los presupuestos de 2019 reproducirán las rebajas de impuestos vigentes tras acordar el Consejo de Gobierno las directrices políticas de los mismos

La consejera de Hacienda del Gobierno autonómico, Rosa Dávila, se escudó ayer en la falta de diputados que den garantías suficientes para sacar adelante la reforma fiscal de carácter global que prometió en el último año de la legislatura.

«Hay que ser realistas -observó- con la situación en minoría parlamentaria en la que se mueve el Gobierno», reconoció así que «previsiblemente, quedará para la próxima legislatura, ya que no existe el suficiente consenso para abordarla ahora».

Pese a ello, Dávila negó que se diera por vencida. Mantuvo en todo momento la existencia de un «equipo de trabajo» que prepara las «directrices que inspiran esa reforma fiscal global». «Seguiremos trabajando -aseguró- pero no es un asunto que podamos poner sobre la mesa sin tener un amplio nivel de consenso», insistió.

La titular de Hacienda afirmó que ahora hay dos prioridades que no pasan por una nueva política fiscal. Una de ellas es la ejecución de los 1.800 millones que se irán transfiriendo desde el Estado y la otra, la elaboración del proyecto presupuestario de 2019, cuyas directrices políticas se acordaron en el Consejo de Gobierno de ayer.

En este contexto, adelantó su intención de «mantener» el año que viene las rebajas de impuestos introducidas en la Ley de Presupuestos de 2018 «y alguna otra bajada más, quizá», se aventuró, «aunque es prematuro avanzar -admitió- «pero es la idea en la que hemos estado trabajando».

Dávila indicó que para concretarlo, es «necesario que nos den las reglas del juego» en referencia a los objetivos de estabilidad que marca siempre el Gobierno del Estado.