Transición Ecológica planea disminuir los vehículos para descongestionar las ciudades. / JUAN CARLOS ALONSO

El Gobierno prevé otros 15 millones para el Plan Moves III

La partida, contemplada dentro de los planes de recuperación y resiliencia, se ampliaría en caso de agotar antes de 2023 la actual cuantía

Ingrid Ortiz Viera
INGRID ORTIZ VIERA Las Palmas de Gran Canaria

Canarias confía en cumplir con el objetivo de la descarbonización marcado para el año 2040 y los números avalan un gran avance respecto a la transición energética y el denominado Plan Moves III. Esta convocatoria, según el viceconsejero de Transición Ecológica, Miguel Ángel Pérez, está siendo un éxito con respecto a las dos anteriores, en parte debido a una mayor cuantía en la inversión. Más de 15,8 millones de euros que se han dividido al 50% para ayudas en la adquisición de vehículos eléctricos y la instalación de puntos de recarga. A fecha 30 de septiembre se habían recibido 701 solicitudes, lo que supera «con creces» el número del primer y segundo plan.

A este ritmo, el archipiélago podría agotar la partida antes de diciembre de 2023 -fecha límite de la actual convocatoria- por lo que el consejero adelantó ayer en comisión parlamentaria que dentro de los planes de Recuperación, transformación y resiliencia marcados por el Estado, Canarias tiene otra partida pendiente de igual cuantía. «El compromiso a nivel nacional y autonómico es claro y la adquisición de coches eléctricos está en la hoja de ruta», señaló Pérez.

Sin embargo, el consejero asegura que esta apuesta debe tener una dimensión mucho más amplia, ya que el objetivo no reside únicamente en la sustitución de los automóviles de combustión sino invertir en un cambio de modelo de movilidad. «La idea es impulsar el uso del transporte público para descongestionar las carreteras y apuntar a una mayor sostenibilidad -añadió-. Pero somos conscientes de la orografía de nuestro territorio y que no podremos satisfacer del todo las necesidades de la población».

Es por ello que el Gobierno regional ya ha comenzado a implementar, con la ayuda de las administraciones, una estrategia para que los municipios pongan a disposición de la ciudadanía puntos de recarga en lugares públicos o de gran afluencia como los centros comerciales. A ello se sumarían las ayudas al sector privado, con el objetivo de que los canarios que tengan garajes puedan instalar también puntos de recarga de manera particular.

Según las estimaciones, haría falta 1.5 millones de puntos de recarga para sostener los 1.7 millones de vehículos del sistema vigente. Actualmente, entre las siete islas se distribuyen 886, una cifra que aún ve «insuficiente» para incentivar la compra de coches eléctrico en la ciudadanía.

Otro reto al que deberán enfrentarse desde la Consejería es el incremento de gasto energético. De alcanzar el objetivo de la descarbonización, la demanda eléctrica se incrementaría en un 40%. En este sentido, el consejero insistió en la necesidad de seguir apostando por la instalación de parques eólicos y fotovoltaicos, aunque con una mayor planificación de la que se ha conseguido hasta ahora. «Llevamos desde 2005 invirtiendo en este asunto y por primera vez este año tendremos unas líneas de planificación general», explicó.