Escrivá respalda las demandas canarias para invertir el superávit

12/12/2018

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) considera que los ayuntamientos, vía convenios, podrían desarrollar algunas competencias autonómicas y financiarlas con el dinero «no productivo» que tienen en los bancos.

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF), José Luis Escrivá, afirmó este martes que Canarias «tiene razón» al reivindicar la posibilidad de invertir su superávit, ya que es una región cumplidora con los objetivos de estabilidad impuestos por el Estado. Además, valoró la actuación de la Comunidad Autónoma, que la convierten, dijo, «en un ejemplo de cumplimiento de las reglas fiscales, ortodoxia y buen desempeño de las finanzas». Escrivá disertó sobre Las finanzas públicas en España: situación actual y perspectiva, en una jornada organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) que contó con la presencia del presidente, Fernando Clavijo, y la consejera de Hacienda, Rosa Dávila.

Para el experto, el cumplimiento de las reglas fiscales es «un reto de las administraciones» y entiende que es preciso reformar algunos aspectos de la ley de estabilidad de 2012 puesto que «está demostrando debilidades». Respecto a la utilización del superávit, es partidario de introducir cambios en la normativa vigente y abordar «soluciones integrales, no parchear con cada problema que se vaya planteando». En cualquier caso, mantuvo que la economía española da signos de «robustez» y confía en que siga creciendo al menos un 2% tanto en 2018 como en 2019.

Escrivá mantuvo además que es necesario afrontar la reforma del sistema de financiación autonómica en simultáneo con el reforzamiento de las reglas fiscales, ya que «en la medida en que algunas comunidades tienen un problema de infrafinanciación estructural, falta autoridad moral para exigirles el cumplimiento de las reglas fiscales».

Plantea asimismo no separar la reforma de la financiación autonómica de la local. Indicó que existe un superávit estructural en los ayuntamientos -que acumulan en torno a 8.000 millones cada año y cuentan con 30.000 millones no productivos en los bancos- mientras las autonomías tienen deficiencias en sanidad, dependencia o renta mínima. Por eso, dijo, «no es razonable mantener una situación tan desequilibrada de competencias y financiación entre ayuntamientos y comunidades» y ve factible que los municipios, vía convenios, reorienten su superávit hacia políticas sociales.

Salario mínimo

El presidente de la AIReF, José Luis Escrivá, analizó ayer el efecto que tendrá la subida del salario mínimo y, a su juicio, incrementaría la renta disponible en 1.700 millones. Sin embargo, a medio plazo, ese impacto positivo se vería recortado porque se generarían 40.000 empleos menos. También se refirió a la sostenibilidad de la Seguridad Social para indicar que su déficit tiene que ver «con que se ha ido cargando con gastos que no corresponden a su estructura». Aunque se mostró optimista, indicó que quizá puedan aparecer problemas con la jubilación de los babyboomers.