El Gobierno rechaza perder aviones al abaratar billetes

El Gobierno autonómico se mostró ayer precavido ante la posibilidad de que el Ejecutivo central aumente las subvenciones al billete aéreo entre Canarias y la península, abaratando así el precio, a costa de reducir el número de aviones que cubren los trayectos y por tanto, las frecuencias.

ALMUDENA SÁNCHEZ | / SANTA CRUZ DE TENERIFE

La portavoz del Gobierno, Rosa Dávila, manifestó ayer el apoyo a la petición que hace Nueva Canarias (NC) al Ejecutivo central de aumentar la subvención al transporte aéreo entre Canarias y la península para que los billetes de avión resulten más baratos en 2018.

Sin embargo, Dávila mostró igualmente cierta «precaución» con la propuesta ya que podría implicar un recorte en las frecuencias, así que exigió a Fomento que «ponga sobre la mesa una fórmula que garantice» precios más bajos con mantenimiento del número de vuelos.

La exdirectora general de Transportes señaló que es «al Gobierno del Estado a quien compete hacer una propuesta por la que haga viable billetes más baratos sin que haya una merma en el número de compañías aéreas que prestan sus servicios en las islas y la competitividad actual».

La también consejera de Hacienda afirmó que «el diálogo abierto con España va en ese sentido». No obstante, aclaró no haber recibido algún tipo de mensaje que le obligue a manifestar esas advertencias».

Dávila explicó que «no nos han dado ningún mensaje, sino que la normativa europea que regula la obligación de servicio público (OSP) supone una restricción», como bien supo cuando ocupó la Dirección General de Transportes en el mandato anterior.

Por eso, la portavoz indicó que «no nos gustaría que el planteamiento de Nueva Canarias supusiera una merma en el número de plazas, frecuencias y número de compañías que prestan los servicios en Canarias, ya que la competencia es un factor muy importante a la hora de determinar el precio de los billetes».

Rosa Dávila negó que hubiera intercambio de propuestas y fórmulas que garantizaran el equilibrio entre frecuencias y precios más bajos. «La respuesta la tiene que dar el Gobierno del Estado», zanjó; «lo que nos interesa es que la medida beneficie a los canarios», remató.

La declaración de obligación de servicio público, tal y como está implantada en el transporte aéreo interinsular, fue reclamada por el Gobierno que presidió Paulino Rivero cuatro años atrás.

Fue la época en la que el Ejecutivo central decidió aumentar las tasas aéreas, lo que implicó un encarecimiento de los viajes a la península, en opinión de muchas autoridades, desorbitado.

La aparición de nuevas compañías aéreas y el aumento de los vuelos para atender la demanda turística ha provocado que en los últimos años viajar a la España peninsular no sea tan costoso. Por eso, Dávila puso el acento en la competencia actual.