Imagen de una obra de carreteras en Gran Canaria. / JUAN CARLOS ALONSO

Más de 30 carreteras se quedan para el siguiente convenio

Franquis confía en que la adenda que devuelve los 407 millones suprima la cláusula que recoge que el sobrecoste del convenio lo debe pagar Canarias

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Más de 30 obras de las 69 recogidas en el convenio de carreteras 2018-2027 no podrán ser asumidas con el presupuesto fijado en este plan y tendrán que quedarse para el siguiente. La ficha financiera de este acuerdo se eleva a 1.200 millones, a los que se ha de sumar los 407 millones que el Estado adeuda a Canarias por obra no ejecutada, conflicto que se ha resuelto por un acuerdo entre ambas administraciones.

Así lo reconoció ayer el consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, después de desvelar esta misma semana en el Parlamento regional que el actual programa firmado con Madrid contiene una cláusula por la que, si la suma de los costes finales de los trabajos, supera los 1.200 millones, el exceso será asumido por la comunidad autónoma «sin que puedan ser objeto de convenios posteriores».

Esta lectura, señaló el consejero, no se había contemplado en ninguno de los acuerdos firmados hasta ahora, sino que siempre se han destinado varias anualidades de un plan a liquidar obras del anterior.

Adenda

Ante esta situación, Franquis ha indicado que en este momento se negocia con Madrid para que en la adenda que reconoce el desbloqueo de los 407 millones se incluya también la supresión de la citada cláusula, de tal manera que las actuaciones que no puedan llevarse a cabo con este plan por falta de financiación, se negocie en el siguiente.

Según las estimaciones de la Consejería, este acuerdo se podrá cerrar antes del verano. La primera intención del Gobierno de Canarias era firmarlo a lo largo de este mes de mayo, pero la complejidad del expediente, que compete a los ministerios de Movilidad y de Hacienda, justifica la demora.

En cualquier caso, este 'desplazamiento' de las obras conllevaría que el convenio que se firme a partir de 2027 «dificilmente incorporaría obra nueva, sólo algunos trabajos urgentes», apunta el consejero, quien apostilla que algunas están pendientes de convenios anteriores «que nunca se llegaran a hacer».

Recordó al respecto que, de los 1.200 millones que tiene la ficha financiera de carreteras, ya se han comprometido 951 millones para 18 obras. Así, indica que «con cuatro o cinco actuaciones más» se agotaría todo el presupuesto, contando con los 407 millones de la adenda, «que darían a la Consejería margen para firmar algunos más», pero hizo hincapié en que son proyectos importantes con un coste elevado.

Como ejemplos, citó que los trabajos que se están llevando a cabo en La Laguna suponen 300 millones o el tramo del eje Norte-Sur que se ejecuta Fuerteventura son 140 millones.

De esta manera, Sebastián Franquis da por seguro que «más de 30 obras» de las 69 que contempla el convenio quedarían para el siguiente acuerdo a cerrar con el Estado, con el handicap de que apenas podrían incorporarse obras nuevas.

Explica al respecto que, se ha llegado a esta situación porque en el plan actual «se incluyeron solo los nombres de las obras sin ningún tipo de estimación de costes frente a lo que ocurría anteriormente, que todas las actuaciones tenían su presupuesto al lado». La realidad, agrega, es que «es imposible ejecutar el convenio con este presupuesto».

Adenda

El convenio de carreteras 2018-2027 contempla seis años de ejecución y otros dos para liquidar obras en marcha, que en principio estaban vacíos de presupuesto. Sin embargo, una vez que se firme la adenda de los 407 millones, la comunidad autónoma recibirá 203 millones en 2026 y una cantidad igual en 2027.

En este sentido, Franquis indicó que se ha optado por esta fórmula porque en cada anualidad anterior se recibirán en torno a 280 millones «y el máximo que se ha certificado en un año en convenios precedentes han sido 220 millones. En su opinión, « es imposible certificar en un año 480 millones» y, por tanto, se recibirán en los dos últimos ejercicios.

El diputado de CC Pablo Rodríguez en foto de archivo. / arcadio suárez

CC no entiende el «drama» de Franquis

El diputado de Coalición Canaria (CC) y exconsejero de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, Pablo Rodríguez, no entiende el «drama montado» por Sebastián Franquis en torno a la financiación del plan de carreteras y asegura que el anexo en el que figuran las obras se puede modificar por acuerdo de la comisión de seguimiento del convenio.

«Todos los acuerdos se han modificado», asegura, «porque siempre se han incluido más obras de las que se pueden desarrollar con la financiación negociada».

Insiste el dirigente nacionalista que la cláusula «ni pone en jaque las infraestructuras de la comunidad autónoma ni hipoteca nada». Agrega en este sentido que «a medida que avanza la legislatura, el Gobierno puede decidir cuáles son las prioridades y, de acuerdo con la comisión de seguimiento, eliminar del anexo las obras que sabe que no se pueden llevar a cabo y se incorporan al siguiente. No existe ningún problema».

Se pregunta Pablo Rodríguez «cómo en tres años de mandato nadie de la Consejería de Obras Públicas se había dado cuenta de la existencia de la citada cláusula y la hacen pública en este momento».

A su juicio, las «dudas» sembradas por el consejero Sebastián Franquis son una «bomba de humo» ante la «nueva tomadura de pelo» del Estado relativa a la adenda de los 407 millones «que aún no se han publicado en el boletín y, por tanto, no es un asunto resuelto».