Canarias carece de obras hidráulicas listas para licitar

El consejero de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena, dijo este miércoles que pese al protocolo firmado hace casi un año para que el Estado financie 73 obras hidráulicas en las islas ninguna de ellas está lista para licitar.

EFE / SANTA CRUZ DE TENERIFE

"Tenemos un problema de credibilidad", tanto con el Estado como con la Unión Europea, porque muchas de esas obras son imprescindibles y prioritarias al estar ligadas a infracciones de la Unión Europea y sin embargo prácticamente ninguna tiene proyecto redactado y no se pueden iniciar, dijo el consejero en una comparecencia parlamentaria.

El protocolo, firmado entre el Gobierno de Canarias y el de España en diciembre de 2018, prevé una inversión de 915 millones de euros en doce años en 186 actuaciones y el primero de los convenios para su desarrollo, con actuaciones por 296 millones de euros, aún no se ha suscrito.

Sin embargo, de las 73 actuaciones previstas en ese primer convenio, repartidas entre las siete islas y de ellas 27 relacionadas con infracciones europeas, Canarias no tiene ninguna lista para ser licitada.

Solamente hay nueve obras, todas ellas en Tenerife, para las que hay proyecto redactado, gracias a la decisión del Cabildo de contratar la gestión de las obras con la sociedad mercantil estatal Acuaes (Aguas de las Cuencas de España), una vía a la que el Gobierno de Canarias quiere que se apunten el resto de cabildos para agilizar las obras pendientes.

De todos modos, las escasas obras que tienen proyecto o no cuentan con suelo, o no tienen informe de impacto ambiental o no se han concluido los trámites de licitación, indicó Valbuena.

En resumen, ninguna de las obras está lista para licitar y además hasta que no haya un Gobierno en España no se podrá firmar el convenio para desarrollar el protocolo, sostuvo el consejero.

«¿Si mañana tuviésemos el convenio, qué hacemos, dónde invertimos el dinero para no tener que devolverlo?», preguntó retóricamente el consejero para subrayar a continuación que «lo primero que hay que hacer es ordenar la casa por dentro».

Por eso apuntó que Canarias tiene un problema de credibilidad si se pide dinero para no poder ejecutarlo, y recuperarla pasa por empezar a redactar proyectos, sobre todo los ligados a infracciones europeas, para lo cual se incluirán partidas en el presupuesto de 2020.

Por el momento, en los tres primeros meses de este gobierno, se ha hecho un diagnóstico «de lo que hay que hacer al día siguiente de firmar el convenio, porque ahora sería imposible invertir ni un solo euro en un movimiento de tierras», insistió.

La dificultad de gestionar el gran volumen de obras quye requiere el protocolo y el convenio es lo que aconseja encauzar las obras a través de Acuaes, porque las administraciones insulares y la autonómica tienen problemas de recursos y de personal.

"Para profundizar en la solución Acuaes hay que llegar a un gran acuerdo con los siete cabildos", dijo Valbuena, quien no obstante garantizó que la inversión comprometida por el Estado en el protocolo se va a materializar.

Narvay Quintero, diputado de CC-PNC-AHI, subrayó que las obras de saneamiento, reutilización y depuración son imprescindibles , pero nueve meses después de firmado el protocolo nada se sabe del primer convenio, que ya tendría que haberse firmado.

Afirmó que hay obras en Tenerife por valor de sesenta millones de euros que ya se podrían haber licitado de estar firmado el convenio y afirmó que si no se ha suscrito es porque el Gobierno de España se negó y optó por el protocolo.

Afirmó que el Gobierno de Canarias dispone de 50 millones de euros para este año por el denominado "convenio chico" que un gobierno, aunque esté en funciones, puede entregar a cuenta.

Fernando Enseñat, del PP, responsabilizó al Gobierno del PSOE de "castigar a Canarias" por no haber firmado el convenio y a CC y PSOE de no tener listos los proyectos, ya que uno u otro gobernaban en casi todos los cabildos.