Canarias busca amarrar el traspaso de los 500 millones de carreteras

03/09/2019

El presidente Torres se reúne hoy con Fomento para tratar de consensuar una fórmula que permita destinar parte de los recursos pendientes a gasto social y no únicamente a amortizar deuda. Una de las opciones que se baraja es suscribir convenios bilaterales con carácter finalista.

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, y el consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, mantendrán hoy una reunión con el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, para negociar el traspaso de los 500 millones de euros que el Estado adeuda a las islas por los incumplimientos del anterior convenio de carreteras.

La prioridad para el Ejecutivo canario es consensuar con el Ministerio una fórmula que facilite la transferencia de esos recursos a las arcas autonómicas y puedan ser utilizados también para gasto social. Una de las opciones que se baraja es la de firmar convenios bilaterales de carácter finalista, aunque ambas partes asumen la complejidad administrativa de la situación, que se agrava al estar el Gobierno estatal en funciones y manejar unos Presupuestos prorrogados.

Fomento reconoce la deuda de 500 millones contraída con Canarias durante la etapa del Gobierno de Rajoy -avalada por sentencia del Tribunal Supremo- pero al haberla computado como superávit su uso queda inicialmente limitado a la amortización de deuda. Lo que se busca ahora es un acuerdo para que al menos una parte de esa cantidad pueda destinarse a la prestación de los servicios públicos esenciales cuya financiación está especialmente lastrada este año por el retraso de los adelantos a cuenta, que el Estado tampoco ha transferido a las autonomías.

Cuando en diciembre de 2018 Canarias y Fomento suscribieron el nuevo convenio de carreteras por un montante global de 1.200 millones de euros para obra nueva, el entonces consejero de Obras Públicas, el nacionalista Pablo Rodríguez, se negó a firmar en paralelo un acuerdo extrajudicial para distribuir el pago de los 500 millones en varias anualidades, porque faltaban otros 340 millones de la deuda pendiente, que Fomento se niega a abonar al entender que solo debe hacerse cargo de los recursos ejecutados y no de la totalidad de las anualidades presupuestadas.

Esa parte de la deuda, que hoy está ya en torno a los 400 millones por la acumulación de intereses de demora, fue también objeto de solicitud de ejecución de sentencia ante la Audiencia Nacional por parte del anterior Gobierno canario presidido por Fernando Clavijo y está pendiente de resolución. El Ejecutivo socialista de Torres garantiza que Canarias no va a renunciar a nada de lo que le corresponde y mantiene la voluntad de seguir negociando con Madrid para tratar de cerrar un acuerdo extrajudicial.

De la reunión con Fomento saldrá también con toda probabilidad la convocatoria de la comisión bilateral Estado-Canarias de carreteras, al objeto de redefinir los términos del convenio vigente en cuanto la dotación de las anualidades y plazos de obras, dado que no se ha ejecutado ningún proyecto en el ejercicio de 2019, además de aclarar la ejecución de la adenda de 2017, de la que solo se han certificado 41 millones de los 101 previstos.