Imagen de archivo del PArlamento de Canarias. / c7

La Cámara valida la prórroga de facultades de Moreno para convocar el concurso de RTVC

Para convocar el concurso que garantice la continuidad del servicio público de televisión autonómica y sus programas informativos

EFE Santa Cruz de Tenerife

El pleno del Parlamento de Canarias ha convalidado con 34 votos a favor y 28 abstenciones el decreto ley por el que se prorroga por seis meses la habilitación del administrador único del ente Radio Televisión Canaria (RTVC), Francisco Moreno, para convocar el concurso que garantice la continuidad del servicio público de televisión autonómica y sus programas informativos.

Por contra, ha sido rechazada la petición del PP de que el decreto se tramite como un proyecto de ley por la vía de urgencia.

Lo que se persigue con la medida que ha salido adelante es que se pueda reiniciar el procedimiento de contratación de un nuevo sistema de equipamiento técnico y unas nuevas instalaciones para el ente público, tras quedar desierto el anterior, y se abre la posibilidad de hacerlo de forma conjunta o por separado.

El consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, ha defendido que este decreto ley «es necesario, justificado y adecuado a la normativa», y cuenta con el aval del Consejo Consultivo, a pesar de que aprecia en el mismo algunas «deficiencias técnicas».

Esas deficiencias tienen que ver con la prórroga de la habilitación a Moreno, cuando considera que habría que hablar de un nuevo plazo otorgado, o con que se tuvo que prever en el texto convalidado hoy la posibilidad de que el concurso vuelva a quedar desierto, ha descrito Pérez.

El consejero ha hecho hincapié en que la situación en la que se encuentra la RTVC «no ha sido creada por el Gobierno de Canarias ni la puede resolver», sino que tiene que ser el Parlamento el que fije su marco de funcionamiento y designe a su máximo responsable.

Y ha aprovechado para felicitar a los trabajadores del ente por el reciente premio nacional de televisión que le ha sido concedido a la casa.

Francisco Déniz (Sí Podemos Canarias) y Luis Campos (Nueva Canarias) han coincidido en la pertinencia de esta prórroga de facultades al administrador único para que la RTVC «siga funcionando».

Campos ha añadido que «ésta es la radiotelevisión de todos los canarios, ahora probablemente más que nunca y con más calidad que nunca», como acreditan los diferentes premios que ha recibido «por su altísima calidad» y por el trabajo desarrollado, y ha culpado de la actual situación del ente a los grupos que hoy están en la oposición.

Por contra, José Alberto Díaz Estébanez (Grupo Nacionalista), ha señalado que este decreto es «la crónica de un fracaso», el del concurso que ha quedado desierto, y se basa en un «novedoso principio jurídico: susto o muerte. O nos apoyan o cerramos el kiosco».

Estébanez ha atribuido este «fracaso» a quienes teniendo mayoría en el Parlamento para renovar los órganos de control del ente «no se ponen de acuerdo», y ha opinado que Francisco Moreno «ha dejado de ser el administrador del Parlamento y de los canarios para ser el del Gobierno y de los partidos que lo sustentan, de algunos más que de otros».

La diputada del PP Luz Reverón ha dicho sentirse como en «el día de la marmota» y ha recalcado que lo que busca el Gobierno con este decreto es lo mismo que con los anteriores: «controlar el ente a través del administrador único», para que siga siendo «la voz de su amo», y por eso ha vaticinado que no habrá junta de control en la actual legislatura.

Reverón ha reparado también en que desde 2019 existe «el mantra» de que la obsolescencia de medios e instalaciones «provocaría de forma inminente que la televisión fuese a negro», y ha criticado que «los que se esconde» tras el decreto convalidado hoy es «fraccionar el objeto del contrato».

Un extremo que han negado tanto Melodie Mendoza (Asociación Socialista Gomera) como Nira Fierro (Grupo Socialista), quien le ha espetado al diputado nacionalista José Alberto Díaz Estébanez, que le precedió en el turno de la palabra: «se cree gracioso, pero no hace ni fisco de gracia».

El otro momento de tensión se produjo tras la intervención de la diputada del Grupo Mixto Vidina Espino, quien conminó al Gobierno a dejar «las chapuzas», a cumplir con la Ley de la Radiotelevisión canaria y a «sacar del cajón» el informe de fiscalización de la Audiencia de Cuentas.

El presidente del Parlamento, Gustavo Mato, ha contestado que la Mesa del Parlamento «no oculta absolutamente nada a ningún diputado y cumple con sus obligaciones y competencias» recogidas en el Estatuto de Autonomía y el reglamento de la Cámara, conforme a la ley y al criterio de los técnicos de la casa.

Y ha añadido que la «situación en el Parlamento» de Espino, permaneciendo en el Grupo Mixto y no como diputada no adscrita tras darse de baja en Ciudadanos, formación con la que concurrió como cabeza de lista en 2019, «es un buen ejemplo de ello».