Cabildos y municipios se resisten a ceder su parte del IGIC a Torres

Algunas corporaciones empiezan a rebajar el optimismo del presidente del Gobierno y le instan a hacer renuncias en sus objetivos. Hacienda intensifica las reuniones para tratar de convencerlas.

ALMUDENA SÁNCHEZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Los cabildos y ayuntamientos no le pondrán nada fácil al Gobierno de Ángel Víctor Torres llevar a cabo su pretensión de que el Ejecutivo se pueda quedar con el 58% de la recaudación del impuesto general indirecto canario (IGIC) prevista para el año próximo en vez del 42%, como le adjudica la Ley de Financiación de las Haciendas Territoriales.

En convencer a cabildos y ayuntamientos se empleó a fondo ayer el consejero de Hacienda, Román Rodríguez, junto con el equipo que ultima el anteproyecto de ley de presupuestos para 2020. Primero, les presentó los ingresos estimados para el año próximo correspondientes al bloque de financiación canario -en el que destaca la recaudación del IGIC-, información que después se trasladó al Consejo para la Dirección y Coordinación de la Gestión de esos mismos tributos.

El alcalde de Agüímes y miembro de la Comisión Ejecutiva de la Federación Canaria de Municipios (Fecam), Óscar Hernández, fue uno de los asistentes y concluyó que «el Gobierno no debiera hacer la modificación del reparto».

A la espera de que la Fecam se pronuncie -el lunes se reunirá su Ejecutiva-, Hernández señaló que dicha modificación es una vía «excepcional que ya se hizo en 2006 y generó después muchos problemas».

Además, «la diferencia sobre un IGIC con el tipo general ya incrementado al 7% supondría unos 25 millones; eso es mucho ruido para pocas nueces», afirmó el alcalde de Agüímes.

La alcaldesa de Los Llanos de Aridane, Noelia García, fue más contundente al rechazar la cesión requerida por el Gobierno del 58% de la recaudación del IGIC que les corresponde a los ayuntamientos por ley. «Lo que tendría que hacer el presidente sería ajustarse el cinturón y hacer renuncias en su programa de Gobierno como hemos tenido que hacer el resto», replicó.

García Leal, cuyo partido se opone a revertir la rebaja del IGIC, criticó que «los ayuntamientos estamos asumiendo competencias que son del Gobierno y ahora encima nos quiere quitar dinero».

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, mantuvo la cautela hasta tener todos los datos. No obstante, aventuró que «va a producir un desequilibrio financiero, afectar a la regla de gasto y puede suponer un recorte para los presupuestos de los cabildos». Su homólogo de La Gomera también prefirió tener todos los cálculos hechos sobre la mesa.