Torres subirá más impuestos si no logra fondos de Fecai y Fecam

16/10/2019

El presidente pidió a cabildos y ayuntamientos ceder al Gobierno parte de la recaudación que les corresponde en 2020. Las corporaciones también verán recortada la cuota anual del Fdcan

«Buscaremos todos los ingresos posibles». Ésta fue la frase que más veces repitió el presidente del Gobierno autonómico, Ángel Víctor Torres, cada vez que un grupo parlamentario le preguntaba por los presupuestos que ultima.

En esta semana decisiva para determinar con qué dinero cuenta realmente el Ejecutivo para financiar la «agenda social» y la lucha contra el cambio climático, Torres señaló al Pleno que, «si es insuficiente o si no llegamos a un acuerdo con cabildos y ayuntamientos, tendremos que revisar la carga fiscal». En los pasillos del Parlamento, aclaró después que «haremos la cosas por orden»: primero saber si la Federación Canaria de Islas (Fecai) y la de cabildos aceptan la propuesta de ceder más fondos al Gobierno y, en función de eso, se aplicará una subida fiscal más dura o más suave.

El presidente no solo ha pedido a la Fecam y a la Federación Canaria de Islas (Fecai) prorrogar el Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) para así poder recortar la aportación de 160 millones que correspondería abonar el año próximo. Les pidió algo más ambicioso que es ceder a favor del Gobierno parte de la recaudación de los impuestos derivados del Régimen Económico y Fiscal (REF) -el IGIC entre otros- dándole la vuelta a los porcentajes que marca la ley: el 58% para las Administraciones Locales y el 42% para la Comunidad Autónoma. «No me dijeron que no», apuntó.

La revisión solo sería por un año y el presidente se mostró convencido de que obtendrá el acuerdo de cabildos y ayuntamientos.

En caso contrario, además de retrotraer la bajada del medio punto del tipo general del IGIC, Ángel Víctor Torres, colocó en el punto de mira una «subida» de este mismo impuesto para los «productos de lujo», la revisión del impuesto de sucesiones y donaciones en el que se fijará un suelo a partir del cual la exención dejará de existir, e incluso contempla aumentar el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) en las bases liquidables que corresponden a las rentas más altas, siempre dentro del margen que permite el tramo autonómico. Todo ello está sobre la mesa del Gobierno en los días previos a la aprobación del anteproyecto de ley de presupuestos.