Los nuevos sillones del Parlamento. / EFE / Miguel BArreto

Los «asientos de la vergüenza» se estrenan en el Parlamento de Canarias

En la jornada de hoy se estrenaba el nuevo mobiliario, que ha tenido un coste de 105.000 euros, 1.238 por cada sillón

CANARIAS7 / EFE Las Palmas de Gran Canaria

El pleno del Parlamento de Canarias ha iniciado este lunes sus sesiones plenarias del nuevo periodo de sesiones. Además del rifirrafe protagonizado por Ángel Víctor Torres, presidente del Gobierno, y Manuel Domínguez, del PP, con motivo de los sueldos vitalicios para los expresidentes autonómicos, los diputados y miembros del Gobierno autonómico se han sentado por primera vez en los nuevos sillones del salón de plenos, cuya adquisición desató cierta polémica antes del verano.

La controversia sobre la compra de sillones surgió tras conocerse el coste de este cambio de mobiliario, 105.000 euros, a razón de 1.238 euros por asiento, operación que siguió adelante aunque el grupo de Sí Podemos Canarias y la diputada del grupo Mixto Vidina Espino se posicionaron en contra.

En su turno para repreguntar, Espino comenzó por pedir disculpas a los ciudadanos por tener que sentarse en un sillón de más de 1.200 euros, pagado con dinero público tras la decisión del Parlamento de Canarias de renovar todos los asientos por un total de 105.000 euros en contra de su criterio.

«Son los asientos de la vergüenza», fruto del «despilfarro», afirmó Vidina Espino, quien a continuación pidió al Gobierno de Canarias que acabe con «los lujos y las comilonas».

Estreno la semana pasada

El mobiliario había sido estrenado la semana pasada en una visita al Parlamento por los niños y niñas saharauis del programa 'Vacaciones en paz', que organiza la Asociación Canaria de Amistad con el Pueblo Saharaui.

La sesión plenaria ha tenido también como novedad la ausencia de corbata en muchos del los diputados que habitualmente lucen ese complemento, entre ellos el presidente del Parlamento, Gustavo Matos, y el presidente autonómico, Ángel Víctor Torres.