Asesores de gobierno por carné de partido

Sucede en prácticamente todas las instituciones, lo hacen todos los partidos y la ciudadanía lo da por normalizado: el mérito principal, si no único, para ser designado asesor de un responsable político es la militancia en el partido que acoge a ambos

ALMUDENA SÁNCHEZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

.

La inmensa mayoría de este tipo de personal eventual contratado en el Gobierno de Canarias pertenece a Coalición Canaria (CC) -ahora que está sola- y al Partido Socialista Canario (PSC) en la época en la que estuvo compartiendo el poder. Entre los que han tenido suerte, pueden encontrarse desde militantes de base hasta cargos orgánicos que no tienen reconocido el derecho a retribución en sus respectivas organizaciones políticas

Esta situación se replica en otros ámbitos, autonómicos, insulares y municipales, sin discusión.

Muchos de estos asesores vienen de listas electorales a través de las cuales no pudieron tomar posesión del cargo al que aspiraban -caso del exalcalde de El Tanque, Faustino Alegría- por falta de refrendo social o, simplemente, como la exalcaldesa de Frontera, Melissa Armas, perdieron el puesto conseguido al haber prosperado mociones de censura o rupturas de pacto.

Transparencia. La Ley canaria de Transparencia y Acceso a la Información Pública ha obligado, al menos, a publicar la lista del personal de confianza, sus currículum, y sus retribuciones. Sin embargo, permanecen ocultos los decretos de nombramiento que nacen de una decisión arbitraria.

No existe un procedimiento reglado ni público, a pesar de que, por ejemplo, la Audiencia de Cuentas, reitere en sus informes la necesidad de reducir al mínimo este tipo de prácticas e incluso, evitarlas en la medida de lo posible.

Hasta el mes de agosto, se cuantifican 47 asesores y asistentes al servicio del Ejecutivo autonómico. Según denunció la expresidenta del grupo parlamentario Socialista, Patricia Hernández, el 1 de septiembre, el jefe del Ejecutivo designó a un tercer asistente de la vivienda oficial, lo cual aumenta la cifra hasta 48 personas.

Aunque todo es personal eventual, el Gobierno hace una diferenciación entre asistentes y asesores. Los primeros están encargados de ofrecer una asistencia técnico política, mientras que los segundos sólo es técnica.

Esta circunstancia se muestra en las retribuciones. La horquilla de sueldos brutos anuales de los asesores es mayor que el de los asistentes, ayudantes, jefes de relaciones con los medios de comunicación y del secretariado. Los primeros alcanzan entre los 47.723 euros y 40.638,60 euros. Los segundos se sitúan entre los 30.207,60 y los 18.255,39 euros. Los jefes de prensa pueden cobrar entre 44.530,45 euros hasta los 37.742,01 euros, el secretariado entre los 23.392,58 euros y los 22.845,90 euros y, por último, sólo hay publicado una retribución: 27.291,56 euros.

Confianza. Hace diez años, con un número de consejerías superior al de ahora, eran 44 asesores y en el período que transcurre entre los años 1999 a 2003, habían 38 empleados, de acuerdo a los datos suministrados por el Gobierno.

El chocolate del loro, como comúnmente los responsables políticos reducen la importancia de este tipo de coste en el conjunto del gasto general, se ha ido reduciendo de los poco más de cuatro millones que representaba en el mandato 1999-2003 a los dos millones cuantificados en la primera parte de esta legislatura, mientras existió el pacto en el Ejecutivo.

Más allá de la gasto, tampoco se conoce qué tareas desempeña el personal eventual en el ejercicio de su cargo. En una contestación emitida por la Secretaría General de Presidencia del Gobierno se indica que «el personal eventual que ocupa los puestos de trabajo a él reservados en la relación de puestos de trabajo de la Presidencia del Gobierno, no está sujeto a la entrega de ningún trabajo o informe, dada la naturaleza de sus funciones, de confianza o asesoramiento especial o político»,

Ello a pesar de que en la web de transparencia se expone en términos genéricos las funciones: los asesores y asistentes, realizan «las gestiones y estudios encomendados».