Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 21 de abril
Schwarzenegger, en la nueva serie de Netflix. RC
Schwarzenegger es un superagente jubilado en 'Fubar'

Schwarzenegger es un superagente jubilado en 'Fubar'

Concebida a mayor gloria del actor, no es la nueva 'Mentiras arriesgadas', a pesar de que se anuncie como su continuación espiritual. Los tiempos han cambiado, Arnold

Jueves, 15 de junio 2023, 07:31

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Podemos atrevernos a comentar, de entrada, que 'Fubar' es una serie que invita a la abstención como consumidor audiovisual de quienes no sientan una simpatía extrema por Arnold Schwarzenegger. La propuesta está pensada, sobre todo, para los fans del actor y culturista, también ex-gobernador de California, coincidiendo con el lanzamiento en el mismo catálogo de Netflix de 'Arnold', el documental serializado sobre la vida y milagros del astro austriaco. Héroe de acción de antaño, sin un relevo aparente -tampoco es que Keanu Reeves como John Wick sea un mozalbete-, consiguió pasar de villano a salvador en la saga 'Terminator'. Su figura icónica es una especie en extinción. Lo dio todo a finales del pasado siglo hasta el punto de parodiarse a sí mismo en títulos como 'Poli de guardería' o 'Un padre en apuros'.

Sylvester Stallone, compañero de etiqueta y de encuadre en 'Plan de escape', también se niega a tirar la toalla frente a las cámaras, ahí está 'Tulsa King' en Showtime -con buena puntuación de los internautas- y la cuarta entrega de 'Los mercenarios', pero la testosterona como símbolo de «protección» se la lleva Jason Statham con cierta dificultad, y una buena dosis de sarcasmo, porque hoy en día ser un defensor del bien no implica, necesariamente, repartir guantazos con un puro en la boca. En este escenario caricaturizado ve la luz un proyecto creado a mayor gloria de nuestro querido Conan con un evidente lastre, su condición de propuesta añeja que nace ya víctima de los daños colaterales de actual funcionamiento del show business hollywoodense, terriblemente perdido en el terreno del cine de acción salvo honrosas excepciones (volvemos a 'John Wick', obviando la pesadumbre que emanan los superhéroes en su órbita ombliguista).

'Fubar' parte, teóricamente, o al menos espiritualmente, de la recordada 'Mentiras arriesgadas', sin indicio alguno de pretender actualizar su legado. Este es el principal escollo de la serie: no aceptar la evolución del medio audiovisual, especialmente del telespectador. Quedándose en la superficialidad de la cinta dirigida por James Cameron, estrenada en 1994, poco puede destacar una propuesta con tanta competencia en la parrilla. Ni siquiera está Jamie Lee Curtis, con su indudable carisma, pegándose un baile que infartó a la audiencia masculina cuando reinaba el cine de acción. Los nostálgicos siguen rememorando esta escena incendiaria a base de gifs y memes en las redes sociales, pero cualquier tiempo pasado, es pasado, y lo que antes funcionaba no tiene porqué hacerlo ahora, aunque algunos iluminados se empeñen en seguir exprimiendo éxitos antediluvianos. Como ocurriera en el hit de la época dorada de los action-hero rodado por el culpable de 'Avatar', Arnold encarna a un espía, ahora en edad de jubilación, que se ha pasado cuarenta años engañando a los suyos para salvaguardar su integridad y el pellejo. Tanta mentira guardada bajo la alfombra se ha convertido en una montaña, con lo cual su esposa acabó abandonándolo y su hija no le aguanta. ¿Podrá recuperar el cariño de las mujeres de su vida una vez abandone toda misión secreta? Por supuesto, eludir la actividad como agente especial no le resulta fácil, máxime cuando descubre, atónito, la verdadera actividad a la que se entrega su descendencia. Secretos de familia.

Juegos de palabras

Hay muchos juegos de palabras en 'Fubar', algo mancillados, inevitablemente, en su versión doblada. Así han destilado el personaje de Schwarzenegger en 'Mentiras arriesgadas': un tipo bravucón, cabezón y chistosín. En su deseo de recuperar a su esposa, ya jubilado y con tiempo libre, o eso cree, no se le ocurre otra cosa que espiar a su ex-mujer, centrándose en su actual ligue, al que observa a distancia tras encender la cámara de su ordenador, sin una orden de registro, entre otras lindezas que no pasan el más mínimo test de corrección actual, aunque inviten a la comedia (operación Don Juan, así denomina el protagonista su rollito controlador). No cae bien el rol defendido por Arnold, y lo curioso es que sus compañeros de aventuras tampoco. Son personajes antipáticos debido a unos diálogos que pretenden ser chispeantes y acaban siendo irritantes. Según avanza la temporada, mejora el nivel de encanto y cordialidad, quizás demasiado tarde. Esta sensación expuesta, unida a la falta de escenas de acción con enjundia, convierten la serie en un quiero y no puedo que vive, en todo caso, de las rentas. Explota el eterno recurso de la relación entre padre e hija que no se soportan, faltos de cariño, una opción pasto de las comedias americanas más ramplonas, como las relaciones de pareja infructuosas. El revival no es 'Cobra Kai', no hay atisbo alguno de originalidad. Si 'Citadel' se toma demasiado en serio a sí misma, aquí se pierden con el supuesto tono jacarandoso.

En 'Fubar', creada por Nick Santora ('Reacher'), nuestro querido Arnold escupe las frases de plano en plano, con un montaje a capón. Suelta el chiste -a veces verdoso-, le pega un corte a quien toque y tira millas. Con cliffhangers de teleserie antigua cerrando cada episodio, como si dieran paso con la pausa a los anuncios publicitarios, no hay mucho que rascar, pero si se degusta en todo su esplendor, con el claro cometido de pasar el rato, olvidándonos de su inconsistencia, llega a mejorar en sus últimas entregas, con un giro en el clímax que revela quién es la persona que mueve los hilos desde el lado oscuro. Por cierto, Fubar quiere decir «Fucked Up Beyond All Recognition (o Repair)», es un acrónimo que puede traducirse al castellano como «Jodidos más allá de todo reconocimiento (o arreglo)». Completan el casting principal, como apunte final, Monica Barbaro ('Top Gun: Maverick'), Milan Carter ('Yo soy Dolemite'), Gabriel Luna ('Terminator: Destino oscuro'), Travis Van Winkle ('Condenados a entenderse'), Aparna Brielle ('Jay y Bob el silencioso: El reboot'), Barbara Eve Harris ('Heridas abiertas'), Scott Thompson ('Hannibal'), Jay Baruchel ('La amabilidad de los extraños') y Fortune Feimster ('Fiesta de empresa').

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios