Borrar
Directo La actividad comercial en zonas rurales, a debate en el Parlamento de Canarias
Richard Madden y Priyanka Chopra, en 'Citadel'. RC
Crítica de 'Citadel': mucha pasta, pocas ideas

Crítica de 'Citadel': mucha pasta, pocas ideas

La segunda serie más cara de Amazon es tan entretenida como falta de ideas. Como ocurriera con 'Los anillos de poder', no se nota como debiera el alto presupuesto que se han fundido

Lunes, 1 de mayo 2023, 04:49

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Amazon Prime Video se ha gastado un pastizal, 200 millones de dólares, según los datos oficiales, con lo cual esta vez, a diferencia de otras referencias recientes disponibles en su catálogo, la plataforma en streaming de Jeff Bezos está echando la casa por la ventana a la hora de promocionar 'Citadel', la serie de su cosecha más cara después de 'Los anillos de poder', etiqueta que no es sinónimo de garantía, visto lo visto. Estar en segundo lugar en el ranking presupuestario se antoja un lastre, máxime cuando la historia inspirada en la imaginería de Tolkien no funcionó como se esperaba.

Nada más comenzar el lanzamiento que nos ocupa, otro enredo de espías, se hacen notar ciertas ínfulas en su apartado visual que no se corresponden con la realidad del espectáculo. La presentación de los personajes principales, dos agentes a lo Sr. y Sra. Smith, ocurre en el interior de un tren bala. La cámara se mueve como en 'Origen' de Christopher Nolan, gira como las agujas del reloj para colocarse derecha según el modo de representación convencional. Se inicia la aventura con el plano al revés, un llamativo toque visual que no desvía la atención del terrible chroma que nos tortura en las cinéticas ventanas de lo vagones. Si fuera una producción de serie B, da igual, pero, tal y como nos han vendido el proyecto, la primera en la frente. Entre los espías, chico y chica, hay una tensión sexual tan evidente como un truco de Magia Borrás, dejando claro desde el pistoletazo de salida que la originalidad brillará por su ausencia.

La secuencia de acción de apertura es una buena tarjeta de presentación, si olvidamos las contradicciones visuales antepuestas: hay luchas cuerpo a cuerpo coreografiadas,alguna presunta sorpresa que no lo es tanto y gadgets a lo James Bond. Los protagonistas hablan en varios idiomas y el casting se antoja acertado. Ella es Priyanka Chopra, el rostro de 'Quantico'. Él, Richard Madden, visto en la recomendable 'Bodyguard'.

Desplazamientos espacio-temporales

El CGI canta en 'Citadel', ojalá el dinero anunciado se vaya viendo en las próximas entregas. Los dos primeros capítulos, ya online, apuntan a la franquicia de Jason Bourne -hay una cita explícita en un diálogo-, al margen del ya mentado 007 y 'Misión Imposible', convenientemente destilada, con algunos momentos que tiran de multipantalla, emulando a Brian de Palma. Los superagentes protagonistas acaban fatal tras la conflictiva misión en el tren. Una explosión los deja amnésicos y no se acuerdan de quiénes son ni su papel en el mundo. Ecos de 'Matrix' y de cintas de culto como 'Memento'. Ocho años después, deben redescubrir su identidad y atenerse a las consecuencias. Ambas almas perdidas forman parte de la agencia Citadel, por encima de la CIA y compañía, con un sindicato enemigo mortal por nombre Manticore. La fórmula se completa con desplazamientos espacio-temporales con elipsis a machamartillo por diversas ciudades del mundo, incluida Valencia, donde podemos ver las fallas idealizadas por el bien del turismo.

Newton Thomas Sigel firma la contienda entre bandos que quieren hacerse con el control del planeta. Director de fotografía de Joe y Anthony Russo en 'Cherry', los famosos hermanos que se encargaron de dar lustre a 'Vengadores; Infinity War' y 'Vengadores: Endgame', el famoso díptico que colocó el listón de Marvel demasiado alto emocionalmente, son los productores de este invento con ansia comercial ideado por Josh Appelbaum y Bryan Oh, culpables del remake estadounidense de la serie 'Life on Mars' (la original británica era superior).

'Citadel' carece de personalidad, es un amasijo de estereotipos, pero está orquestada con decencia, cuenta con algún golpe de ingenio en los diálogos y no aburre. Si no se hace mucho caso a la campaña mediática que le rodea, al bombo y al platillo, se disfruta como tantas otros thrillers donde está en juego el orden mundial. Los hermanos Russo han aceptado el encargo de crear una suerte de multiverso para Amazon sin quebraderos de cabeza, aunque su éxito es (casi) obligatorio y parece una incógnita.

El menú de la plataforma ya oferta este tipo de series con mayor o menor fortuna: 'Jack Ryan', 'La lista final', 'Reacher'… El objetivo en esta ocasión se ensancha, ya que la serie recién estrenada es la chispa que encenderá, supuestamente, múltiples spin-offs que se rodarán en diferentes países con producciones internacionales. De momento, se han confirmado versiones locales en India, Italia y México. ¿Y España? Han vendido la piel del oso antes de cazarlo. A ver qué nos deparan los próximos episodios del nuevo órdago del brazo audiovisual de Bezos, cuyo equipo quizás debería invertir más en creadores solventes con algo nuevo que contar. La lección de 'Los anillos de poder' no ha sido aprendida.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios