Borrar
Arnold Schwarzenegger ganó 13 campeonatos mundiales de culturismo antes de probar suerte en el cine.
Schwarzenegger, una vida de ambición desmedida

Schwarzenegger, una vida de ambición desmedida

El actor y exgobernador de California pasa por encima de los aspectos más oscuros de su biografía en 'Arnold', una serie documental de Netflix

Viernes, 9 de junio 2023, 15:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

'Arnold' arranca con su protagonista fumándose un puro en un jacuzzi rodeado de montañas nevadas y concluye, tres horas más tarde, con David Bowie cantando 'Heroes' en alemán. Un vistazo a la sala de trofeos del actor en su fastuoso chalé alpino, con dos gigantescos retratos de su época de culturista, certifica que la modestia no forma parte de la egocéntrica personalidad de Schwarzenegger, que el mes que viene cumplirá 76 años.

Coincidiendo con el estreno de 'Fubar', una serie de Netflix que mezcla comedia y acción tratando de resucitar la fórmula de 'Mentiras arriesgadas', el actor repasa su increíble vida en un documental disponible ya en la plataforma. Cada uno de los tres capítulos habla de una faceta en orden cronológico: culturista, actor y estadounidense, es decir, gobernador de California durante siete años. Términos como competitividad, superación y ambición vertebran un relato que también tiene zonas oscuras, por las que el exMíster Universo pasa por encima.

Tráiler de la serie documental 'Arnold'.

A estas alturas, Schwarzenegger es un icono pop, uno de los hombres más conocidos en el planeta, a pesar de que en el cine no levanta cabeza desde su operación de corazón en 1997. Fue terminar el rodaje de 'Batman y Robin' y correr al quirófano con los pulmones inundados de sangre. Tras dos intervenciones seguidas pudo salvar su vida. No lo recuerda en el documental, pero posteriormente ha sufrido otras dos operaciones para reemplazar una válvula del corazón. Según él, la culpa es de un problema congénito, aunque quizá los esteroides tengan algo que ver. «Solo los tomaba durante cuatro meses al año», jura en la serie.

Aquel niño de la aldea austriaca de Thal no era muy feliz con una madre obsesionada por la limpieza y un padre jefe de policía, que combatía el estrés postraumático de la guerra que perdió dándole a la botella. Arnie soñaba en el cine. Veía en los noticiarios los rascacielos en blanco y negro de Manhattan y se preguntaba por qué él no era americano. Una película, 'Hércules en el centro de la tierra' (1961), le cambió la vida. Desde entonces quiso modelar su cuerpo a semejanza del de su protagonista, Reg Park.

Arnold en sus años de culturista.
Arnold en sus años de culturista.

Los concursos de culturismo fueron su pasaporte para establecerse en Estados Unidos en 1967. «Fue llegar y sentir que por fin estaba en casa», recuerda. Ganó 13 campeonatos mundiales y entendió en el mítico Gold's Gym de Venice Beach que era igual de bueno con las pesas que motivando a la gente que tenía a su alrededor. Los complejos familiares se acabaron con las sucesivas muertes del padre y de su hermano mayor, el favorito de la familia, el más fuerte y listo, que murió borracho en un accidente de coche.

Schwarzenegger ya era millonario antes de rodar una sola película. Supo que necesitaba una formación en Empresariales y aprendió pronto a hacer dinero: con anuncios en las revistas de culturismo o comprando edificios de apartamentos y oficinas en Santa Mónica. Su reto ahora era ser actor, o mejor dicho, estrella de cine, pese a un físico tan friqui que le encasillaba y un acento que nunca ha logrado quitarse.

Entre las divertidas anécdotas que recuerda en la serie se cuenta la reunión de apenas un minuto con el productor Dino De Laurentiis, al que espantó esa mole «que hablaba como un nazi», las críticas que recibió por 'Cactus Jack' (1979) («el caballo tiene mejores expresiones faciales que ese nuevo actor») o la locura de John Milius, el director de 'Conan el Bárbaro' (1982), que en las reuniones con los ejecutivos de los estudios ponía sobre la mesa una pistola del 45.

Arnold Schwarzenegger, acompañado de su mujer, Maria Shriver, obtiene la nacionalidad estadounidense en 1983.
Arnold Schwarzenegger, acompañado de su mujer, Maria Shriver, obtiene la nacionalidad estadounidense en 1983.

James Cameron, Danny de Vito, Jamie Lee Curtis y Sylvester Stallone, entre otros, rememoran el esplendor de Arnold como estrella de acción en los 80. Fue el mejor Conan posible y un robot que venía del futuro para salvar a la humanidad en 'Terminator'. Cameron sonríe al recordar que en la secuela, cuando el personaje era bueno, Schwarzie se sorprendía de que no matara a nadie. El director tuvo que acceder que, al menos, disparara a las piernas en una ocasión. Stallone apunta que si uno hacía una película con cincuenta muertos, el competidor respondía con otra con cien.

Curiosamente, Schwarzenegger sorprende al admitir que el personaje que más se le parece es el hermano de Danny de Vito en 'Los gemelos golpean dos veces', «un inocentón que actúa como una esponja absorbiendo todo lo que ve». Al protagonista de 'Desafío total' le traiciona el subconsciente cuando afirma que su fascinación por la política nació durante las reuniones en Hyannis Port con la familia de su mujer, Maria Schiver, sobrina de John Fitzgerald Kennedy. «Y, bueno, luego está lo de servir a la gente y todo eso», añade de pasada.

El actor ha regresado una y otra vez a su personaje de Terminator.
El actor ha regresado una y otra vez a su personaje de Terminator.

Armado de las frases de sus personajes, «I'll be back'» y 'Hasta la vista, baby», el actor aprovechó en 2003 el mal momento económico que atravesaba California y se presentó a gobernador sin ninguna experiencia política. «Su papel más importante», apunta malicioso Jim Cameron. Si Ronald Reagan había sido presidente, cómo no iba a llevar las riendas del estado más rico del país un culturista austriaco, que anunció su candidatura en el 'Tonight Show' de Jay Leno. Días antes de las elecciones, el diario 'Los Angeles Times' denunció que más de una docena de mujeres habían sufrido abusos sexuales por parte de la estrella, pero en la era anterior al #MeToo el escándalo se acabó con unas tibias disculpas.

Schwarzenegger el pasado 16 de mayo en el Austrian World Summit celebrado en Viena.
Schwarzenegger el pasado 16 de mayo en el Austrian World Summit celebrado en Viena.

La aparición de un hijo ilegítimo que Schwarzenegger tuvo con la gobernanta de su hogar acabó con un matrimonio de 25 años. «No hablo del tema porque es mi cagada y ya le he causado suficiente dolor a mi familia. Tendré que vivir con ello el resto de mi vida», reflexiona este líder de opinión mundial, al que Obama agradece las leyes medioambientales pioneras que aprobó en California y que tan pronto condena el asalto al Capitolio como el antisemitismo de Rusia y la invasión de Ucrania. A gusto en su caricatura, conduciendo gigantescos Hammers y fumando puros, Arnold sigue metiendo horas en el gimnasio junto a ese chaval que mantuvo oculto durante catorce años. Es un Terminator viejo, se escucha en la serie, pero no obsoleto.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios