Un fotograma de 'Merlí: Sapere Aude'. / Maríja Heras

'Merlí' aterriza con nota en el mundo universitario

'Merlí: Sapere Aude', que se estrena en Movistar+ este 5 de diciembre', es la continuación de la exitosa serie de TV3

ASIER MANRIQUE AsierManri

Vuelve 'Merlí', pero sin Merlí. Y no se le echa de menos. Se podría decir que este es el mayor logro de Héctor Lozano, guionista y creador de 'Merlí: Sapere Aude', que se enfrentaba a este spin-off de 'Merlí' con la duda de cómo sería seguir con su serie sin su protagonista principal. No hay razón para preocuparse, la figura de Merlí Bergeron no se echa de menos en esta tanda de capítulos que comienza unos pocos meses después del final de la serie original.

La nueva ficción deja atrás el instituto y traslada su trama a la universidad, donde Pol Rubio, convertido ahora en protagonista, comienza a estudiar Filosofía. Allí conocerá un nuevo grupo de amigos y avanzará en su relación de amistad, o algo más, con Bruno, hijo de su maestro y mentor, que está en la misma universidad estudiando Historia.

Pol Rubio es el centro de casi todas las tramas de la serie. El personaje interpretado por Carlos Cuevas toma el testigo a Francesc Orella con asombrosa solvencia. El actor únicamente había sido protagonista de la fallida '45 revoluciones', pero en 'Merlí: Sapere Aude' retoma el que casi se podría considerar el papel de su vida. Da la sensación de que Cuevas no actúa sino que es Pol Rubio, inundando de naturalidad y frescura la historia de 'Merlí'.

A su lado tendremos a un nutrido grupo de nuevos personajes, de desigual interés. De los compañeros de clase las tramas más interesantes son las de Rai y Minerva. Rai ( Pablo Capuz) es un chico rico que chocará con los principios de Pol y que deja entrever un pasado turbio que se nos va desgranando con pequeñas pildoritas. Por el contrario, Minerva ( Azul Fernández), guiño de Héctor Lozano a la Argentina que ha abrazado con fervor la historia de 'Merlí', traerá a la serie el drama de las personas que se ven obligadas a abandonar su país en busca de nuevas oportunidades con una mano delante y otra detrás. En un segundo plano están Biel ( Pere Vallribera), que sirve como alivio cómico de las tramas y poco más, y Oti ( Claudia Vega), la más misteriosa y menos desarrollada sobre el guion de los nuevos compañeros de Pol.

Un fotograma de la serie. / María Heras

Una incorporación brilla con luz propia, la de María Pujalte. La veterana actriz interpreta a la catedrática María Bolaño, la nueva maestra de referencia para Pol. A pesar de los paralelismos que se podrían apreciar entre los personajes de Merlí y Bolaño, ella termina haciéndonos olvidar a aquel maestro de Filosofía que guardamos en la memoria. La Bolaño trae consigo una mochila cargada de frustraciones, ahogadas en el alcohol, y una subtrama realmente interesante con su hija Laura, con Síndrome de Down, interpretada por Gloria Ramos, a la que conocimos en la película 'Campeones'. Eso sí, lo más interesante de la Bolaño son sus clases, un auténtico deleite para el espectador y que nada tienen que envidiar a las lecciones de Merlí.

De los personajes que ya conocíamos vuelven solo cuatro en esta nueva etapa, todos ellos como secundarios. El principal es Bruno ( David Solans), que a medida que pasan los capítulos recupera el buen tono con el que estaba escrito en las primeras temporadas de 'Merlí'. Sus interacciones con su abuela Carmina Calduch ( Anna Maria Barbany) y su eterno amor Pol están entre lo más destacado de 'Merlí: Sapere Aude'. También regresan Alfonso ( Boris Ruiz), como el padre de Pol, y Glòria ( Assun Planas), antigua maestra de Pol y actual pareja de su padre.

Un guion pulido y más valiente

'Merlí: Sapere Aude' lleva a la madurez la historia de 'Merlí'. Nos encontramos un tono menos didáctico en las tramas y a unos personajes que están obligados a volar por su cuenta, sin el tutor que los guíe. El guion de Lozano enfrenta a Pol a sus propias contradicciones, y con él a los espectadores a los que también habla. Gracias a la profesora Bolaño y Bruno, el antes seguro y chulo Pol, se cuestionará a sí mismo. Este es un cambio de tono que diferencia a 'Merlí: Sapere Aude' de su predecesor y que enriquece las tramas individuales de los personajes principales.

Un guion pulido y más valiente pone sobre la mesa cuestiones incómodas como la muerte, el duelo, la inmigración, la lucha de clases, los derechos laborales o la identidad sexual. En esto no ha cambiado nada el trabajo de Lozano, que vuelve a demostrar su gran capacidad para sacar a la palestra temas sobre los que otras series pasan de puntillas. Incluso se atreve a cuestionar a parte de su propia audiencia en una primera clase de la Bolaño donde un grupo de «ofendidos» termina abandonando el aula ante la forma de expresarse de la catedrática. El guionista va más allá que en 'Merlí' y se vale de su audiencia más madura para dirigirse mucho más de frente que antes.

María Pujalte y Gloria Ramos, en un fotograma de la serie. / María Heras

Lozano corrige algunos de los errores que más se criticaron en 'Merlí'. Mientras en aquella etapa ningún personaje femenino pasaba de secundario, aquí se nos muestra un abanico más amplio y rico de personajes. El tema de la diversidad sexual sigue muy presente y se le suma el de la diversidad de nacionalidades e idiomas. 'Merlí: Sapere Aude' es la primera serie en catalán de Movistar+, aunque gran parte está en castellano y también incluye pequeños guiños al francés, inglés y hasta al euskera.

El principal problema con el que se encuentra 'Merlí: Sapere Aude' es que los seguidores de la serie original saben cómo va a terminar esta. Al final de 'Merlí' fuimos testigos de cómo habían afrontado sus vidas los alumnos de Merlí siete años después de su fallecimiento. En esas escenas supimos que Pol terminaba como pareja de Bruno, algo que inevitablemente tendrá que tener lugar en algún punto de 'Merlí: Sapere Aude'. Dependerá de la gestión de los tiempos que haga Héctor Lozano, para saber si este dilatar en el tiempo la confirmación de «Brunol» (nombre del shippeo de la relación entre Bruno y Pol) resulta lo suficientemente atractivo como para que los espectadores demanden más temporadas o se terminen cansando de esta historia.

'Merlí: Sapere Aude' aterriza con nota en el mundo universitario. Un spin-off de 'Merlí' que eleva el nivel de la tercera temporada de su primera etapa y no se queda lejos de las primeras dos temporadas. Una nueva historia, más madura y valiente que gustará especialmente a sus fans.

'Merlí: Sapere Aude' estrena los ocho capítulos de su primera temporada en Movistar+ este jueves, 5 de diciembre.

Vídeo. El tráiler de 'Merlí: Sapere Aude'.