https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/pantallas-desktop.png

Jack Quaid, como Hughie, en la tercera temporada de 'The Boys'.

La guerra fría sacude 'The Boys'

La ficción de Prime Video sigue causando revuelo e impacto, mientras acentúa la soberbia de un Patriota desatado

Iker Cortés
IKER CORTÉS Madrid

'The Boys', en su tercera temporada, sigue siendo feroz, impactante, violenta y desternillante. Lo consigue, fundamentalmente, porque pese a que los personajes apenas evolucionan y funcionan a menudo como arquetipos, los guiones y la puesta en escena siempre acaban sorprendiendo al espectador, con cantidades ingentes de hemoglobina y desmembramientos -digitales, eso sí-, situaciones estrafalarias y rocambolescas -la secuencia de Termita en el primer capítulo de esta temporada es demoledora- y unos planteamientos que, en el fondo, están analizando nuestra sociedad a través de la sátira, la ironía y el sarcasmo.

Primero, un poco de contexto. Recordemos que en este universo, los supers, como llaman a las personas con capacidades extraordinarias, no siempre hacen el bien. Endiosados y con un ego mayúsculo, se dedican a llevar una buena vida y engrosar sus cuentas corrientes gracias a los ingresos por publicidad y al merchandising que generan a su alrededor. Vought es la empresa que está detrás de ellos, se ocupa de llevar sus redes sociales, de generar interés en la audiencia y de crear todo tipo de productos -eventos cercanos a lo religioso, reality shows y hasta películas, en una pullita directa a los universos de Marvel y DC-, además de, ojo, vender los servicios de estos titanes a distintas ciudades de Estados Unidos. Mercadear con el trabajo de los superhéroes, algo que a menudo se nos ha descrito como altruista, es lo suficientemente rupturista como para que el espectador alce al menos una ceja y preste atención a lo que ocurre en pantalla, pero es que si encima los superhéroes funcionan como una marca y son tratados como 'celebrities', firmando autógrafos y dejándose hacer selfies... Vought dispone de más de 200 repartidos por todo Estados Unidos, pero son los que conforman el grupo de Los Siete -algo así como la Liga de la Justicia o Los Vengadores y están liderados por Patriota-, los más importantes de la compañía.

Pero, ¿en qué punto nos quedamos en la anterior temporada? Ojo que si no la has visto, lo que sigue es un 'spoiler' como una casa y aquí tienes un resumen más largo. El clímax de la ficción en la segunda tanda de episodios llegó con el enfrentamiento final entre Stormfront y Patriota con nuestro grupo de renegados. El equipo acababa de filtrar a los medios de comunicación que Stormfront, la pareja de Patriota, no solo fue la primera persona a la que se le suministró el componente V, la sustancia con la que Vought convierte a los seres humanos en superhéroes, sino que era amiga personal del mismísimo Adolf Hitler. Durante la pelea, Ryan, el hijo de Patriota y de Becca, la esposa del Carnicero, acaba abrasando a Stormfront y matando, sin querer, a su madre. Patriota a punto está de arrasar con todo para arrebatar a Ryan al Carnicero, pero la Reina Maeve le amenaza con difundir un vídeo en el que se ve cómo Patriota dejó que un avión se estrellara tras un atentado terrorista para que la opinión pública se decantara a favor de la necesidad de contar con superhéroes en el Ejército. A partir de ahora, la CIA mantendrá escondido a Ryan, lejos de Patriota.

En el arranque de esta tercera temporada, la maquinaria propagandística de Vought ya está en marcha y tiene nombre: 'El amanecer de los Siete', la última película que la compañía ha facturado, toda una superproducción -es delicioso el comentario que hace el director de que tuvieron que regrabar diversas tomas porque, bueno, Stormfront era nazi y que recuerda a todo el periplo que vivió 'La Liga de la Justicia' de Zack Snyder-, sino que busca reconciliar a Patriota con el público. La película acaba con el enfrentamiento entre Los Siete y una Stormfront -genial el cameo de Charlize Theron- que trata de sumar a Patriota a las fuerzas del mal. Pero es que él, como se ocupará de repetir en todos los junkets televisivos, era solo un hombre enamorado de la chica equivocada. «Soy a prueba de balas pero esto de aquí -dice señalándose el corazón- no lo es. Soy tan humano como cualquiera de vosotros». Anthony Starr vuelve a helar la sangre con una sola mueca o una sonrisa fingida y forzada. Tremendo.

Nuevos caminos

Ya en la premiere de la cinta descubrimos la tensa guerra fría en la que parecen inmersos Vought y Los Siete y nuestro grupo de renegados favoritos, los chicos a los que da nombre el título de la serie. Hughie, que durante dos temporadas trató de dar caza a Patriota y a A-Tren -recordemos que reventó a su novia-, ahora es el novio de Luz Estelar y se fotografía con ellos en el photocall, visiblemente incómodo. Trabaja junto a la congresista Neuman en la Agencia de Asuntos Superhumanos, una institución que tiene como propósito poner límites a los superhéroes y, como dice el presidente de Vought, Stan Edgar, «eliminar las manzanas podridas» entre las personas con capacidades extraordinarias. Desde su puesto, da órdenes a Bill Butcher, el Carnicero, hasta ahora líder de los chicos. No está mal para alguien que trabajaba en una tienda de electrodomésticos.

Tres fotogramas de la nueva temporada.

Patriota, en cambio, cada vez está más arrinconado, porque eso de andar con fascistas no está bien visto. Por eso, cuando Edgar propone a Luz Estelar como cocapitana de Los Siete, al superhéroe de las barras y estrellas se le llevan los demonios. Ya sabíamos que era un ególatra desmedido, un niñato incapaz de gestionar sus emociones, pero esos cambios harán que su cólera vaya en aumento y lo pague con compañeros como Profundo, que busca una oportunidad para volver al grupo y acaba de desvelar en un libro cómo consiguió salir de una secta, o A-Tren, que se ha desintoxicado, pero al que los médicos recomiendan no correr porque no saben si su corazón lo soportaría. Mientras tanto, se ha puesto en marcha una nueva edición de 'American Hero' para elegir a los nuevos integrantes de Los Siete -tremendísimo reality- y los renegados siguen la pista de Soldier Boy, un súper del grupo Revancha, antes de que Los Siete se hicieran con el poder en el seno de Vought, que dicen que murió en los ochenta para para proteger a la población de un desastre nuclear, aunque hay pistas de que podrían haber acabado con él con un arma especial.

Con estos mimbres, avanza una nueva temporada, de la que ya se han liberado de una tacada los primeros tres episodios, que explora distintos caminos para contar nuevas cosas. Tanto Hughie como el Carnicero, tendrán que hacer frente a diversos dilemas morales en torno a los superhéroes. Más sorprendente es cómo la ficción aprovecha estos temas para hablar de temas candentes en nuestra sociedad. Ahí está el acoso sexual que protagonizó Profundo en la primera temporada y que vuelve a salir a colación, el inusitado interés que muestra A-Tren por su cultura o el final escalofriante y rotundo del segundo capítulo, protagonizado por el verdadero Patriota, que habla de la llamada cultura 'woke' y de la masculinidad frágil. Pinta muy bien esta nueva aventura de 'The Boys'.

Las tres temporadas de 'The Boys' están disponibles en Prime Video.

Vídeo. El tráiler de 'The Boys'.