Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes, en uno de los carteles promocionales.

Un descacharrante biopic de Joaquín Reyes abre 'Capítulo 0'

La segunda temporada de la serie de Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes arranca con una parodia a títulos como 'Bohemian Rhapsody' y 'Man On The Moon'

Iker Cortés
IKER CORTÉS Madrid

'Capítulo 0' fue una de las sorpresas de la temporada pasada. Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes irrumpían en Movistar con una tanda de cinco episodios. Cada uno de ellos se construía como el piloto de una serie que jamás tendría continuación. Era el vehículo perfecto para lanzarse al surrealismo, el humor y la parodia que con tanto tino realizan los 'chanantes'. Con Sevilla ya acomodado en el sillón de director -dirigió la mayor parte de la temporada anterior, así como 'Retorno a Lilifor' y la poco valorada 'Museo Coconut'-, la ficción regresa a la plataforma de Telefónica con una nueva temporada, cuyos capítulos se irán desgranando semana a semana, como sigue haciendo HBO y como tradicionalmente hacía la televisión generalista. Lo cierto es que, más allá de que el debate esté ahora sobre la mesa, no es una idea descabellada, teniendo en cuenta que cada historia es autoconclusiva.

Este martes llegaba a Movistar el primero de los nuevos capítulos, titulado 'Reyes', un falso biopic de Joaquín Reyes que encantará a los amantes de los 'chanantes', pero quizá no tanto a quienes no hayan seguido la trayectoria de los de Albacete. El cómico, tras una vida llena de éxitos, se dispone a darse un último banquete. Un flashback nos llevará a recorrer su infancia: de niño incomprendido, que trataba de hacer reír imitando José María García y Felipe González -con la misma voz, por supuesto- y ninguneado por su madre, una Verónica Forqué en su salsa, a estrella de la televisión que ha hecho reír al mismísimo Gorbachov con su imitación.

Por el camino, su llegada a Madrid a principios de 2000 para probar suerte como monologuista -cameo graciosísimo de Luis Piedrahita como, atención, cómico soez e irreverente-, el inicio de su amistad y su relación profesional con Sevilla y la creación del programa que le daría todos los éxitos: 'Testimonios'. En efecto, es el nombre de la sección más famosa de 'La hora chanante' y un recuerdo al mítico espacio de Paramount Comedy, un homenaje en el que por faltar no falta ni aquel Salman Rushdie que tanto cachondeo proporcionó a la audiencia.

Pero 'Reyes' no se queda ahí, eso sería demasiado autocomplaciente, y según va avanzando la historia coloca ante el espectador ese descenso a los infiernos presente en todos los biopics -por aquello de que sin conflicto no parece haber historia-. Es entonces, exagerando lo que tantas y tantas veces hemos visto en películas como 'Bohemian Rhapsody', 'En la cuerda floja' o 'Man on the Moon', cuando deja algunas de sus mejores estampas, proporcionando sonrisas y sonoras carcajadas entre cameos - Ignatius, David Broncano, Pablo Motos y Adriana Torrejebano-, tramas imposibles -un francotirador, una ¿infidelidad?, apariciones, la 'típica' adicción a la heroína- y un intercambio de papeles del todo inesperado: aquí es Ernesto Sevilla quien ha sentado su cabeza y Joaquín Reyes, el crápula al que todos envidiamos, queremos y odiamos.

Es un juego inteligente y divertido, con un punto escatológico, que gustará a todo el mundo, pero mucho más a quienes han seguido la carrera de los chanantes. Con una realización audaz y un montaje ágil y veloz, no podemos tener más ganas de seguir viendo 'Capítulo 0'.

Movistar estrena un episodio nuevo de 'Capítulo 0' todos los martes a las 22.00 horas.