'Perdidos'.

Cinco series que dan lugar a todo tipo de teorías

'Twin Peaks' abrió el camino y 'Dark' ha llevado el género a un nuevo y apasionante nivel. Recopilamos cinco series ideales para hacerte pensar

ASIER MANRIQUE

Hay espectadores que buscan en una serie un momento de diversión y evadirse de los problemas, otros buscan todo lo contrario, una serie que les haga pensar y devanarse los sesos tratando de descifrar enigmas. A lo largo de los años cada vez más series se han sumado a esta ola de seriales que buscan plantear todo un reto mental a los espectadores.

Hemos recopilado cinco de las series más ambiciosas en lo que a generar teorías se refiere, cinco producciones de calado que tienen escondido en su trama un rompecabezas complicado de descifrar.

'Dark' (Netflix)

Vídeo.

Recientemente estrenada su última temporada, 'Dark' es el fenómeno del momento entre los que quieren devanarse los sesos pensando en teorías y tratando de entender una trama complicada. Hasta siete líneas temporales, viajes en el tiempo, varios actores para interpretar al mismo personaje, giros de tuerca… 'Dark' lo tiene todo.

Lo más recomendable, si todavía no has empezado a verla, es que cogas papel y boli y te hagas tus esquemas mientras la ves, no sea que te pierdas entre los Nielsen, Kahnwald, Doppler, Tiedemann, Tannhaus… Y aún con un esquema bien estructurado, conseguirá sorprenderte.

'Perdidos' (Amazon Prime Video)

Vídeo.

Entre las series que rompen los esquemas de los espectadores, 'Perdidos' guarda un lugar de honor. A lo largo de seis temporadas consiguió mantener en vilo a una audiencia multimillonaria a nivel planetario. No fueron pocos los que hicieron quedadas para ver su célebre y no siempre apreciado final.

Un grupo de supervivientes de un accidente aéreo llegan a una isla misteriosa. A partir de ahí comienza una aventura que sorprende a cada capítulo. 'Perdidos' fue una serie que marcó época y se ha convertido en un espejo en el que mirarse para todas las series de misterio modernas.

'The Society' (Netflix)

Vídeo.

Estrenada el pasado año en Netflix, 'The Society' se asemeja mucho a la famosa novela 'El señor de las moscas'. Un grupo de adolescentes se embarcan en un viaje de fin de curso del que tienen que volver rápidamente al estar el camino al campamento bloqueado. Cuando llegan de nuevo a su ciudad serán los únicos habitantes, lo que les obligará a organizarse y crear una jerarquía, algo que será fuente de problemas.

Mezcla entre drama adolescente y un misterio por resolver, 'The Society' tiene todos los ingredientes para que, como ocurrió en España con 'El Internado' se vuelva en fuente de teorías para los más jóvenes. Una de estas series que guarda algo más que lo que aparentemente muestra.

'Twin Peaks' (no disponible en plataformas en España)

Vídeo.

Y antes de 'Perdidos' llegó 'Twin Peaks'. David Lynch dio vida en 1989 a uno de los fenómenos televisivos más grandes, recordados y hasta parodiados de la historia. Una serie de misterio que ha dado lugar a millones de teorías, conspiraciones, estudios sobre lo oculto, etc. Una serie de misterio con giros perturbadores y una cuidadísima ambientación que, tras tres temporadas, sigue siendo todavía objeto de debate.

La serie sigue la historia del agente del FBI Dale Cooper que llega a la ciudad de Twin Peaks para investigar el asesinato de Laura Palmer. Poco a poco el agente va conociendo a los lugareños y adentrándose en sus extrañas vidas.

'Westworld' (HBO)

Vídeo.

Llamada a ser la nueva 'Juego de Tronos', 'Westworld' es una de las apuestas televisivas más ambiciosas de los últimos años. Una cuidada producción, como acostumbra HBO, con un diseño de producción apabullante y la banda sonora de Ramin Djawadi. El cerebro detrás de la serie es Jonathan Nolan, que ha trabajado junto a su hermano en 'El caballero oscuro', 'Memento' o 'El truco final'. El argumento de la serie está basado en la película homónima de Michael Crichton.

En un futuro, seis parques temáticos enormemente detallados ofrecen una experiencia completa a los visitantes. Unos droides, llamados anfitriones, recrean una serie de narrativas con las que los visitantes interactúan. Los visitantes pueden matar a los anfitriones, interactuar con ellos y sentirse como en el lejano oeste. Una idea sencilla, a priori, que se va enredando poco a poco hasta tejer una tela de araña que sigue desconcertando a sus espectadores.