Borrar
Un fotograma de 'Irati'.
Crítica de 'Irati': magia y mitología en pantalla grande

Crítica de 'Irati': magia y mitología en pantalla grande

La segunda película del cineasta vitoriano Paúl Urkijo Alijo cuenta con un empaque visual que es un gozo para los sentidos

Jueves, 23 de febrero 2023, 18:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«Izena duen guztia, bada», todo lo que tiene nombre existe, una frase popular extraída del imaginario vasco, se revela como una pieza esencial en el espíritu de 'Irati', la segunda película del cineasta vitoriano Paúl Urkijo Alijo ('Errementari'), una producción con un presupuesto agradecido que justifica toda ayuda concedida a su gestación. Su empaque visual, un gozo para los sentidos, lo mejor del pastel, luce exultante y parece haber gozado de más medios de los que realmente tiene, cuando suele ser todo lo contrario en una propuesta de estas características, sobre todo si hablamos del reciente cine hollywoodense y algunas series con ínfulas -'Los anillos de poder', mismamente-. Además, los paisajes del País Vasco nunca antes habían sido fotografiados con tanta belleza y expresividad. El conocido proverbio de nuestra cultura señala los grandes mitos presentes en esta audaz aventura que ha encandilado al público presente en festivales internacionales como Sitges -ha arrasado con los Premios del Público aquí y allá-. Filmada con gusto por el director de fotografía Gorka Gómez Andreu, el esfuerzo del equipo técnico es notable. Estamos ante un relato mágico de época, inspirado libremente en el cómic 'El ciclo de Irati', pergeñado por Juan Luis Landa y J. Muñoz Otaegui. Abre fuego con una cruenta batalla, cuerpo a cuerpo, donde la sangre salpica el acero. La coreografía de la acción está por encima de la media frente a lo que hemos podido ver últimamente en ficciones audiovisuales con intenciones similares. Corre el siglo VIII, cuando el cristianismo se entiende por Europa arrollando cualquier creencia pagana. Las brujas y criaturas asombrosas habitan en la montañas y el corazón del bosque. La madre naturaleza se revela ante la irracionalidad de los seres humanos en un escenario hipnótico donde hay pactos mágicos, conspiraciones y sorprendentes revelaciones.

El mimo con el cual Urkijo Alijo refleja su pasión por la mitología vasca merece especial atención. Curtido tras la cámara con numerosos cortometrajes, algunos multipremiados como 'Dar-Dar', rueda generalmente en euskera y modela sus historias a partir de leyendas y personajes inmortales en nuestra memoria. 'Irati' es un viaje sensorial donde el juego con la luz es excelso, tanto en exteriores como en interiores. Destaca el vestuario de Nerea Torrijos, premiada con un Goya por su trabajo en 'Akelarre', con algunas soluciones arriesgadas que señalan una loable valentía creativa. Además, enarbola un mensaje humanista y ecológico ofreciendo un espectáculo visual donde la música subraya los instantes más emotivos. Maite Arroitajauregi y Aránzazu Calleja, también galardonadas con un Goya, firman al alimón una sentida banda sonora original que arropa el trabajo actoral de Eneko Sagardoy, cuya fuerza dentro del encuadre hace temblar por dentro (no se lo pierdan en la serie 'Honda ahoak', de Koldo Almandoz, o en películas como 'Handia' o 'Hil kanpaiak'). Le acompaña la debutante Edurne Azkarate, de futuro prometedor frente a la cámara, con una sólida trayectoria teatral. Su rol, la misterioso Irati que da nombre al relato, es el más singular de una historia de amor que deja poso y ofrece a la audiencia un importante despliegue de impactantes efectos visuales que no se llevaron un Goya, incomprensiblemente, en la reciente ceremonia de los preciados galardones. El reparto cuenta también con la participación de Itziar Ituño ('La casa de papel', 'Ilargi guztiak'), siempre carismática, esta vez defendiendo el papel de Mari, la divinidad femenina que habita en las montañas (atención a su estética).

Vídeo.

En definitiva, 'Irati' es cine romántico de aventuras, espada y brujería, agradable de ver en los tiempos que corren. Se recomienda disfrutarla en pantalla grande. La taquilla debería reventar en las salas del País Vasco, aunque le toca competir con los estrenos que preceden a los Oscar y el último lanzamiento de Marvel, que no levanta cabeza últimamente, según la crítica especializada, pero acapara la atención mediática.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios