Borrar
Un fotograma de 'No dejes rastro'.
Avalancha de estrenos bajo demanda

Avalancha de estrenos bajo demanda

Código streaming ·

Los estrenos directos en streaming suben como la espuma. Mientras abren los cines, la lucha entre plataformas permite interesantes opciones de visionado desde nuestro sofá de casa

Viernes, 19 de junio 2020

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Durante el confinamiento que nos ha tocado vivir como espectadores multipantalla se han revalorizado los estrenos bajo demanda (VOD). La importancia de los lanzamientos directos en streaming han cobrado especial fuerza en época de pandemia, sobre todo los títulos que ven la luz en exclusiva en las plataformas, ya sean de cosecha ajena o producciones originales. La películas cuyos derechos de explotación compra por una buena suma la empresa oportuna conviven con proyectos financiados enteramente por el servicio de TV online. Las propuestas que más se promocionan son las que llevan claramente su logotipo como reclamo, antes que el director o el reparto, como bien demuestra el menú de Netflix. El popular emporio del entretenimiento audiovisual ha dado en el clavo con la invención de su particular lista de lo más visto, con la que juega en su propio beneficio, aupando el contenido que luce su sello. No se puede entender de otra manera el primer puesto de una de las peores adaptaciones del cómic a imagen real de la historia del medio, 'Los últimos días del crimen', cuyos 148 soporíferos minutos convierten en una fantasía la idea de que una gran mayoría de público ha podido aguantar sin levantarse del asiento hasta los créditos finales. Las estadísticas opacas de la compañía no ayudan a entender el comportamiento de la audiencia. Controlando los índices de consumo, ¿controlas el mercado?

Vídeo. El tráiler de 'Los últimos días del crimen'.

'Los últimos días del crimen', producida por Netflix, es uno de los mayores despropósitos de la historia del cine de evasión reciente. De planteamiento inoportuno, a diferencia de 'El hoyo', quema su interesante premisa de partida en escasos minutos. En un futuro cercano el Gobierno de los EE UU pretende activar una señal que anula toda intención de delinquir. La distopía se queda ahí, no coge la divertida línea de la saga 'La purga' ni otra senda parecida. Olivier Megaton, discípulo de Luc Besson, es incapaz de insuflar emoción alguna a lo que acontece -no se sabe dónde quedó lo que aprendió dirigiendo artesanalmente secuelas de las sagas 'Venganza' y 'Transporter'-. En esta ocasión, citar que 'el libro es mejor' es inevitable, en concreto las viñetas de Rick Remender y Greg Tocchini, cuyo regusto noir y pulp se desvanece por completo. Este tipo de películas invitan a hacer otras cosas a la vez, para aprovechar el tiempo -planchar, hacer calceta o entrar en las redes sociales-, un comportamiento extendido entre el grueso de los usuarios que la propia plataforma parece fomentar a conciencia (por citar otro ejemplo reciente, del cual hay que huir, mejor no darle al play para ver 'Los tortolitos', a no ser que apetezca abrazar el tedio irremediablemente).

Vídeo. El tráiler de 'No dejes rastro'.

Netflix acogía, en estreno exclusivo, el mismo día del lanzamiento de la fallida 'Los últimos días del crimen', un filme interesante sin distribución anterior en el circuito de exhibición convencional: 'Leave no Trace', aka 'No dejes rastro'. Era la opción buena del fin de semana, pero vio la luz de tapadillo, sin bombo ni platillo. Dirigida por Debra Granik ('Winter's Bone'), tan extraordinariamente modesta como interesante, es perfecta para ser degustada en los tiempos del coronavirus, para acumular sugestivas preguntas y respuestas sobre nuestra existencia. A la hora de engrosar su catálogo, sin promoción ni orden ni concierto, se lleva la palma Amazon Prime Video, por cuyo interface pasan muchas veces títulos de recibo completamente desapercibidos. Afortunadamente, algunos círculos cinéfilos, o más bien cinéfagos, recomiendan curiosidades que asoman la cabeza y no se hunden en el ostracismo como 'The Vast of Night', una fantástica apuesta de Andrew Patterson que irrumpió en el servicio de vídeo bajo demanda de la todopoderosa tienda online el pasado viernes.

Invasiones, niños prodigio, hadas y estafadores

'The Vast of Night' remite en su inicio a un capítulo de 'The Twilight Zone', un guiño efectivo que se diluye para dar paso a una película modesta, con apenas 700.000 dólares de presupuesto -una ganga en Hollywood-, que aúna el actual auge del formato podcast y el lenguaje cinematográfico, con ecos de David Lynch y una estética retro que alimenta una deliciosa sensación de inquietud. La palabra adquiere especial importancia en un filme inspirador, ingenioso y audaz que no merece pasar desapercibido. Por contra, Disney + puso su maquinaria promocional a pleno rendimiento para estrenar directamente en su plataforma, sin pasar por la casilla de saliva, también el pasado viernes, la deslavazada 'Artemis Fowl', un caótico cruce entre 'La materia oscura' y 'Harry Potter' con unas gotas de 'MIB'. Choca ver a Kenneth Branagh como capitán de un barco impersonal que puede recordar a la insoportable 'Un pliegue en el tiempo'. No llega a ser tan terrible, pero sufre similares problemas. Los efectos visuales no pueden paliar el desastre de una historia que parece comprimida a base de cortes sin ton ni son en la sala de montaje. El niño prodigio protagonista es insoportable. Se libran los entrañables personajes secundarios, especialmente el estrambótico mundo de la hadas, y probablemente cautivará igualmente a los más pequeños. ¿Alguien se acuerda de Percy Jackson? Pues eso…

Vídeo. El tráiler de 'The Vast of Night'.

Por citar más estrenos recientes, disponibles en otras plataformas de pago, en la variedad está el gusto, pero no necesariamente el criterio, Fimin descubrió hace unos días al público inquieto una propuesta original de 2015, inédita en nuestro mercado, 'Too Late', escrita y dirigida por Dennis Hauck. Se trata de un thriller en cinco actos, cinco planos secuencia que no están montados en orden cronológico, lo que da pie a sugerentes interpretaciones. El puzzle va encajando en nuestra cabeza, hasta la última ficha, que en realidad nos la han proporcionado antes como espectador, con lo cual la película va creciendo hasta su conclusión. De hecho, la primera secuencia es la más discreta, con lo cual puede costar arrancar. Un investigador privado que atiende a una suma de clichés es el protagonista de una intriga evocadora que cuenta con algunas escenas desconcertantes que finalmente cobran sentido. Por último, cabe citar 'La estafa (Bad Education)', segundo largometraje de Cory Finley, responsable de 'Purasangre', donde se atrevía a a marcar un tempo cuasi onírico, sumamente lento, para describir la relación entre dos niñas ricas y su lado oscuro, jugando con los espacios, en off y dentro del encuadre, con lo que puede pasar o no y lo que ocurre finalmente, sin esperarlo. Esta vez opta por una narración más comercial, igualmente elegante y precisa, para retratar a un personaje real que, por desgracia, abunda en la sociedad actual. Un arribista que se mueve como pez en el agua entre despachos para mantener su estatus. Irónica en su exploración de la dualidad de las apariencias, se va retorciendo con agudeza según somos conscientes de lo que hay detrás de la imagen del suculento rol protagonista, probablemente la mejor interpretación de Hugh Jackman, secundado por una cósmica Allison Janney. No faltan opciones interesantes para visionar desde nuestro sofá de casa mientras por fin abren los cines.

Vídeo. El tráiler de 'Too Late'.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios