Frecuencia Modulada

Un archipiélago repleto de casis

29/06/2020

Cargamos la vida con demasiados casi. En una sociedad donde se penaliza el fracaso, tendemos a fijarnos mucho más en los errores que en los aciertos, con la mira más puesta en la meta que en el camino para alcanzarla. Y es ese afán por la perfección vía rápida lo que va dejando un pesado rastro de decepciones: casi me gano el gordo de la lotería, casi conozco a Brad Pitt en aquel aeropuerto, casi veo un burro volando o casi se queda CC en la oposición durante cuatro años en Santa Cruz de Tenerife. Lo que pudo ser y nos fue pesa tanto como el espejismo de don Quijote y su batalla contra los molinos. ¡Cuántos chichones se lleva Patricia Hernández por afrontar batallas imposibles!

La vuelta de José Manuel Bermúdez a la Alcaldía de la capital tinerfeña supone un duro golpe para aquellos que dieron a los nacionalistas por enterrados tras los pacto poselectorales de hace un año. Lo estaban, pero casi. En julio de 2019 la llegada del PSOE al poder en la segunda ciudad de Canarias supuso el símbolo del fin del largo ciclo de reinado de Coalición. En Santa Cruz de Tenerife habían ocupado el trono durante 40 años y Hernández logró hacerse con el bastón de mando con un pacto que parecía marcar el ritmo de la legislatura. Casi.

Tras la capital chicharrera, las piezas del dominó fueron cayendo una tras otra a favor de los socialistas: en Gran Canaria, Fuerteventura, La Palma, El Hierro y Tenerife el cambio de tornas fue una realidad en prácticamente todos los ayuntamientos y en la totalidad de los cabildos. El pleno al 15 se redondeó poco después con el Gobierno regional, aunque en este caso el casi se inclinó del lado de CC por obra y gracia de Casimiro Curbelo.

Patricia Hernández optó desde el principio por gobernar en la capital tinerfeña con el estilo que ya había impregnado a su corto paso por la vicepresidencia del Ejecutivo autónomo: de cara y sin ambages. Política a pecho descubierto que se llama. Si algo esta sucio, se limpia. Si algo no gusta, se cambia. Sin peros, sin casis, anunciando casa acción estilo Robin Hood con el equipo de sonido al máximo volumen, con toda la banda sobre el escenario. Esa estrategia de toro salvaje ayudó en 2016 a la expulsión del PSOE del Gobierno canario y propicia ahora su salida de la Alcaldía de la capital tinerfeña.

Los próximos días están repletos de dimes y diretes sobre la moción de censura presentada por CC, el PP y una concejala de Ciudadanos en Santa Cruz de Tenerife. Pero al final, con el tiempo, los socialistas recordarán esta aventura como un casi más, otro con el cargar en su historia.