Un martes cualquiera

Una hora menos pero 10 años de adelanto

14/05/2019

Últimamente empleo esta columna para desahogarme por las incongruencias de algunos políticos, los fallos del sistema, la precariedad de los servicios básicos o la injusticia de nuestra justicia. Pero el color que inundó Maspalomas con el Gay Pride de este fin de semana y la cercanía de las elecciones autonómicas y municipales me han hecho recordar el maravilloso tuit viral de José Oliva tras el 28-A. «En Canarias llevamos años con la tauromaquia prohibida, con varias celebraciones de orgullo LGBT, vivimos con gran diversidad cultural y, en las elecciones de hoy, Vox no ha conseguido ni un escaño en ninguna de las islas. Una hora menos pero 10 años de adelanto», rezaba su publicación. Reconozco que cuando la leí se me erizó el pelo y se me infló el pecho. No nos detenemos a reflexionar lo mucho de verdad que este tuitero condensó en menos de 280 caracteres. Somos africanos, olvidados en medio del Atlántico. En la Península nos tienen como la graciosa mascota a la que acuden solo buscando el buen tiempo. Pero aquí no se torturan a los toros, celebramos sin tapujos la integración sexual a todos los niveles y no dejamos que partidos racistas, homófobos y retrógrados tengan representación. Y también vamos a la playa durante todo el año, claro que sí.

«Somos africanos, olvidados en medio del Atlántico. Pero como bien recuerda José Oliva, aquí no se torturan toros, celebramos el Gay Pride y no dejamos que Vox obtenga representación»

Viene bien tener presentes estos avances sociales adelantados a nuestra época para compensar otros aspectos igual de graves en los que hay que trabajar. Porque por mucho que tengamos la mente más abierta de España, de poco sirve si al mismo tiempo estamos en la cola en sanidad y educación, y en la cabeza del paro y la pobreza. Igual habría que dejar de lado tanto carril bici, que eso de ser también los pioneros en habilitar las gasolineras para darle a los pedales deja de tener sentido. Tampoco hace falta malgastar el tiempo en los videojuegos y los eSports. Por mucha tecnología que se emplee, en estas maquinitas no está nuestro futuro y de poca ayuda sirven a las nuevas generaciones. Riámonos con -o de- Nardy Barrios y sus vuelos en parapente por la capital. No aburramos a Antonio Morales, uno de los políticos más honrados de las islas, con absurdas campañas de desprestigio. Aprovechemos las meteduras de pata de gente como Díaz Guerra para conocer su verdadera cara, y volvamos a vivir con pasión la fiesta de la democracia el 26 mayo para contribuir en aras de que Canarias siga siendo un ejemplo de progreso.

Tenemos, como dice el mensaje de Oliva, que yo incluiría en nuestra bandera, una hora menos pero 10 años de adelanto. Conservemos esto y luchemos por igualarnos en el resto de materias. Que podamos decir qué suerte vivir en Canarias con la boca grande y el corazón hinchado.